Marisa Glave

Marisa Glave

Desde la raíz

Más columnas

Marisa Glave

Peinadito de Cleopatra15 Oct 2021 | 7:11 h

Marisa Glave

Gol con la zurda08 Oct 2021 | 8:26 h

Marisa Glave

Obsolescencia política programada01 Oct 2021 | 8:50 h

Marisa Glave

Gira del presidente y los tropiezos del premier24 Set 2021 | 5:59 h

#BastaYa

“La renuncia fáctica del señor Arce, quien había adelantado opinión sobre el proceso electoral, busca cuanto menos retrasar la promulgación del ganador...”.

Es un momento muy crítico para nuestro país. Los procesos electorales son períodos en los que actores políticos se enfrentan y compiten por el voto popular. Pero no pueden durar eternamente. Por eso hay un cronograma electoral, reglas de juego y un árbitro que resuelve controversias.

No permitir que se cierre este período es una irresponsabilidad mayúscula. Mantiene, de manera agónica, la polarización agresiva que deja heridas que resultarán muy difíciles de cerrar. La estrategia en curso es de un ataque frontal a nuestro sistema democrático a través de varios flancos y de manera simultánea.

Esta estrategia debe ser puesta en evidencia y denunciada. No hay lugar a medias tintas. Esto no es más un tema de derechas o izquierdas, esto es un tema institucional. Acá se define quiénes defienden el orden democrático y quiénes lo quieren destruir por pura conveniencia.

Por un lado, está el flanco electoral. Se intentó manchar el trabajo de la ONPE y hoy se busca desestabilizar al JNE. La renuncia fáctica del señor Arce, quien había adelantado opinión sobre el proceso electoral, busca cuanto menos retrasar la promulgación del ganador de las elecciones. Sus declaraciones, que han llegado incluso a atacar a la presidenta del Poder Judicial, han merecido un rechazo enérgico de la Corte Suprema.

Usando esta renuncia, el bloque político que intenta desconocer el resultado electoral ahora exige una auditoría de la OEA. Lo sorprendente es que sus promotores omiten que hay una misión de la OEA en el país y que el día de ayer se pronunció: i) el proceso de evaluación de impugnaciones se hace conforme a ley; ii) los partidos han tenido igualdad de tiempo y herramientas para presentar sus posiciones; y iii) la actuación de los órganos jurisdiccionales se ha apegado a la normativa vigente. No existe razón alguna para una auditoría. Lo que hay es una búsqueda sistemática de destrucción de la legitimidad de los organismos electorales.

Por otro lado, está el flanco congresal. El mismo bloque político, del fujimorismo y sus aliados, busca vacar a la presidenta Mirtha Vásquez. Recuperar el control del parlamento y sumarse a la estrategia de desconocimiento de los resultados electorales, así como dar rienda suelta a modificaciones legales que, o contravienen el orden jurídico, o responden a intereses puramente partidarios, y que hasta hoy han sido frenadas.

Tomando la presidencia del Congreso, avanzan en su tercer flanco, el constitucional. Quieren a toda máquina y sin importar las consecuencias nombrar a los magistrados del TC para así legalizar la estrategia en curso, tanto en el flanco electoral como el congresal.

Y todo esto en medio de una pandemia que nos ha golpeado duramente y de la que empezamos a levantar cabeza. Están preparando condiciones para un golpe. No lo podemos permitir.