Hernán Chaparro

Hernán Chaparro

La otra orilla
Profesor e investigador en la Universidad de Lima, Facultad de comunicación. Doctor en Psicología Social por la Universidad Complutense de Madrid y miembro del comité consultivo del área de estudios de opinión del Instituto de Estudios Peruanos (IEP). Viene investigando sobre cultura política y populismo. Twitter: @hchmel

Más columnas

Hernán Chaparro

Cumplir lo que se promete27 Jul 2021 | 6:08 h

Hernán Chaparro

Alternativas a la polarización20 Jul 2021 | 6:09 h

Hernán Chaparro

¿Siglo XIX o siglo XXI?13 Jul 2021 | 8:43 h

Hernán Chaparro

Ser o no ser honesto06 Jul 2021 | 5:19 h

Gobernabilidad

“Buena parte de la presencia de movimientos populistas en diversas partes del mundo se explica porque el sistema representativo no ha impedido que los abusos continúen”.

Más allá de quién resulte elegido, hay que recordar que los votos en la primera vuelta estuvieron muy fragmentados y que en esta segunda parte se han mostrado divididos al milímetro. Por lo tanto, quien asuma el encargo debe tomar en cuenta que hay otra o varias otras partes que tienen argumentos o expectativas diferentes que deben ser escuchadas. Esto aplica no solo para el ejecutivo sino también para el legislativo.

En la primera vuelta, algunas candidatas como Keiko Fujimori y Verónika Mendoza mencionaron que, de ganar, buscarían formar un gabinete lo más amplio posible. La fragmentación que se veía en ese momento indicaba que nadie estaba para decir que tenía el mandato de la mayoría. En el tronar de la polarización de esta segunda vuelta, la gobernabilidad sigue suspendida en el vacío.

En el fujimorismo están concentrados en deslegitimar, a través de diversos tipo de acciones, el posible triunfo del oponente y dan la impresión de interpretar un guion que se inició en el 2016: yo nunca he perdido, siempre me han robado las elecciones. Lamentablemente eso no va a parar porque tenemos una candidata que o gana o continúa un juicio que podría llevarla, por varios años, a la cárcel. De acuerdo con lo observado, siempre aparecerá un nuevo argumento para cuestionar el proceso electoral. Sin duda existen diferentes motivos que han llevado a diversos grupos a votar por la agrupación naranja. Pero solo serán bien recibidos aquellos que terminen repitiendo la palabra fraude. No deja de llamar la atención que quien, entre otros, tiene acusaciones de obstrucción a la justicia, ahora parezca más empeñada en obstruir el cierre del proceso electoral.

En el lado de Pedro Castillo no se habla directamente de un gabinete de ancha base, pero sí se han incorporado a voceros, especialmente en lo económico, que dan mensajes distantes de lo que inicialmente se planteó. El candidato del lápiz tiene que asumir que los cambios en su discurso tienen que ser recibidos con desconfianza, más aún si lo que inicialmente se expuso, no solo en el ideario de Perú Libre sino en plazas diversas, fue un conjunto de medidas radicales que casi inmediatamente eran traducidas o suavizadas, pero que ahí siguieron dando vueltas. Los nuevos argumentos chocan con la desconfianza de quienes no votaron por esa opción y con los embates de Cerrón o personas cercanas a él. La ceguera y/o ambiciones del fundador de Perú Libre no le dejan ver que, de ser gobierno, su relación con el Congreso será muy inestable y que necesitan negociar salidas a lo que sería un ejercicio de poder bastante frágil. El problema en ese lado es que lo que pueda significar “gabinete de ancha base” para una posible presidencia de Castillo es visto casi como traición por parte de Cerrón.

No se puede olvidar que la mayoría del país pide cambios, cambios moderados, pero cambios a la situación actual. Y eso nos lleva a nuestro fragmentado Congreso. ¿Los partidos ahí presentes estarán sacando algún aprendizaje? Una nueva campaña electoral marcará la ya turbulenta agenda del 2022. Eso influirá en la dinámica del momento, pero en el Congreso deberían mirar cuáles son los temas básicos que se deben abordar para beneficio de todos. La democracia moderna se fundó en el desarrollado de mecanismos que permitan combatir el abuso del poder. Buena parte de la presencia de movimientos populistas en diversas partes del mundo se explica porque el sistema representativo no ha impedido que los abusos continúen. Los pocos cambios que se lograron implementar a través de la reforma política han permitido que varios partidos cascarón ya no continúen. Los que han quedado en el Congreso tienen la oportunidad, una vez más, de construir alternativas duraderas si actúan escuchando la demanda ciudadana.