Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador
Un poemario cada tantos años. Falso politólogo. Periodismo todos los días. Natación, casi a diario. Doctor por la UNMSM. Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, Francia. Beca Guggenheim. Muy poco twitter. Cero Facebook. Poemario más reciente, Sologuren (3ª edición Huerga & Fierro, Madrid). Próximo poemario, Las arqueólogas, en setiembre.

Más columnas

Mirko Lauer

Carta de Adolfo Córdova F.04 Ago 2021 | 5:58 h

Mirko Lauer

Gabinete en vilo 03 Ago 2021 | 8:51 h

Mirko Lauer

Oposición02 Ago 2021 | 5:23 h

Mirko Lauer

¿Salvando una isla económica? 01 Ago 2021 | 6:25 h

En dos frases

No rendirse, entonces, puede significar una no aceptación de la victoria de Perú Libre.

En una entrevista publicada ayer en El País Keiko Fujimori se ratifica en una frase suya del pasado seis de junio: “Desde ahora puedo decir que sea cual sea el resultado respetaré la voluntad popular, como debe ser”. Dicha para Juan Diego Quesada este 19 de junio, es como si la volviera a pronunciar. Aunque ahora suena algo diferente.

En el otro extremo del fujimorismo está el propósito de no rendirse, lanzado por la candidata en el fragor de una manifestación. “No nos vamos a rendir” en ese momento, el 14 de junio, parecía aludir a la polémica del conteo. Pero ahora la frase, muy repetida por sus seguidores, da toda la impresión de referirse a bastante más que las cifras.

Con el paso de los días se han venido acumulando argumentos y cálculos que desmienten la hipótesis del fraude. Con lo cual el lema lanzado por Keiko Fujimori ha pasado a significar algo así como no rendirse ante la evidencia, con la esperanza de que con suficientes abogados el negacionismo puede producir una situación favorable a Fuerza Popular.

Con lo cual para FP no rendirse y no aceptar el veredicto del JNE están pasando a significar una y la misma cosa, no importa qué haya dicho Fujimori en su entrevista con El País. Se está produciendo una inercia en la cual no aceptar los resultados pasa a ser la esencia misma de la postura fujimorista. ¿Cómo van a salir de allí?

No rendirse, entonces, puede significar una no aceptación de la victoria de Perú Libre. Si la aceptación llega a darse, puede significar también tratar de hacerle la vida imposible a la presidencia de Pedro Castillo, reflejo natural en algunos criterios de lo que es una oposición, y que hemos visto frente a Pedro Pablo Kuczynski.

La política de Fujimori en estos días es cada vez más descrita como una pataleta, mientras sus abogados van chocando uno a uno contra la lógica de los hechos y de las leyes. Los intentos de amedrentar a las autoridades electorales han venido fracasando. El reclamo de un golpe militar pro-Keiko ha caído en el vacío.

La candidata debería ir repensando el significado de “Respetar la voluntad popular” y de “No nos vamos a rendir”.