Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador
Un poemario cada tantos años. Falso politólogo. Periodismo todos los días. Natación, casi a diario. Doctor por la UNMSM. Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, Francia. Beca Guggenheim. Muy poco twitter. Cero Facebook. Poemario más reciente, Sologuren (3ª edición Huerga & Fierro, Madrid). Próximo poemario, Las arqueólogas, en setiembre.

Más columnas

Mirko Lauer

Carta de Adolfo Córdova F.04 Ago 2021 | 5:58 h

Mirko Lauer

Gabinete en vilo 03 Ago 2021 | 8:51 h

Mirko Lauer

Oposición02 Ago 2021 | 5:23 h

Mirko Lauer

¿Salvando una isla económica? 01 Ago 2021 | 6:25 h

Las esperas

“Recibir a un gobierno nuevo es otra forma de espera, pues allí nada puede ser instantáneo, y menos en un gobierno compuesto en buena medida de recién llegados”.

El país pasó buena parte de un año esperando las vacunas. Al mismo tiempo se esperó la llegada de las elecciones, pensando que eso voltearía la siniestra página que se abrió en el 2016. Las dos vueltas electorales motivaron cada una su propia espera. Ahora esperamos la proclamación y la juramentación del próximo presidente.

Es verdad que todo lo que se esperó llegó. Tardíamente, o algo chueco, o en medio de una conflictividad cuyos últimos capítulos todavía no terminamos de ver. Las vacunas demoraron, pero los calendarios electorales se cumplieron. Pronósticos amenazantes y promesas esperanzadoras, todo ha ido apareciendo en un país que parece hacer cola frente a sí mismo.

Ahora mismo estamos en una tensa vigilia, esperando el veredicto del JNE, que va avanzando bajo el bombardeo de los descontentos, posiblemente para la semana que comienza. Un resultado oficial que será traumático para los perdedores, y que nos llevará a una espera adicional, la de los que van a seguir deseando que las aguas se calmen.

Recibir a un gobierno nuevo es otra forma de espera, pues allí nada puede ser instantáneo, y menos en un gobierno compuesto en buena medida de recién llegados. Son muchos los aspectos en los que Pedro Castillo se ha tomado su tiempo, expresión de los ritmos rurales que trae del campo cajamarquino a la política limeña.

Por eso existe la proverbial tregua de 100 días para un presidente que llega, después de los cuales las críticas y los reclamos se empiezan a acentuar mucho más. Quizás los opositores a Castillo no esperen tanto, para no darle un espacio en que pueda consolidarse. Además estarán los inevitables errores de un triunfador bisoño.

Luego están las esperas menos publicitadas pero acaso más intensas que las políticas. La expectativa de un mucho mayor alivio en la pandemia es una cuestión de vida o muerte, como lo es a su modo la esperanza de que las mejoras económicas lleguen a los hogares más necesitados. Son dos varas importantes con que será medido el nuevo gobierno.

En el 2005 Juan Javier Salazar pintó el cuadro “Perú, país del mañana”, donde casi 50 presidentes son confrontados con sus promesas. Nadie puede acusar al doliente pueblo peruano de una falta de paciencia.