Marisa Glave

Marisa Glave

Desde la raíz

Más columnas

Marisa Glave

Peinadito de Cleopatra15 Oct 2021 | 7:11 h

Marisa Glave

Gol con la zurda08 Oct 2021 | 8:26 h

Marisa Glave

Obsolescencia política programada01 Oct 2021 | 8:50 h

Marisa Glave

Gira del presidente y los tropiezos del premier24 Set 2021 | 5:59 h

Llamado al golpe

“El mensaje, violento, llama a las Fuerzas Armadas a contemplar el uso de la fuerza para un golpe militar. Y además amenaza al Jurado Nacional de Elecciones...”.

Esta semana ha estado enrarecida por un ambiente de intriga. Cargada de mentiras que se van convirtiendo en dogmas que mueven fanatismos. Todo fanatismo es malo, pues se crea una “verdad” alejada de la realidad. No hay ninguna evidencia de fraude. Menos aún un fraude sistemático. No hay miles de actas adulteradas que inventan cientos de miles de votos a favor de uno de los candidatos. No es verdad. Basta de generar zozobra a base de “fake news”.

Se está construyendo un sentido común en un sector de la población que tiene miedo, que ya asustado por una campaña agresiva contra el “comunismo” que representaría Pedro Castillo, ahora se aterroriza por la campaña que se ha lanzado contra la ONPE, a quien se le acusa de ser parte de una estrategia de fraude. La ONPE, entidad que en medio de la crisis sanitaria que vivimos ha llevado un proceso electoral transparente y de manera profesional, reconocida por todos los equipos de observadores internacionales presentes el domingo 6 de junio en nuestro país.

El problema con el miedo es que se acumula. Crece por la manera irresponsable en que la señora Fujimori y sus aliados políticos, mediáticos y económicos vienen manipulando la información. Poniéndola de manera parcial, ambigua o simplemente adulterándola. Esta semana hemos visto al equipo de redes de ONPE contestar uno a uno los mensajes con actas que supuestamente probaban el fraude. Uno a uno fueron desmentidos.

Los Jurados Electorales Especiales han desestimado los pedidos de nulidad presentados por Fuerza Popular. La razón es simple: no hay fraude. Las irregularidades que presentan, clásicas de todo proceso electoral, no pasan de fallos menores que no tienen cómo, ni sumando miles, ser argumento de una estrategia de fraude.

Pero lo más grave es que el miedo se genera en personas con mucho poder económico, mediático e incluso militar. Y es en este punto que me detengo. El día de ayer en redes sociales la politóloga y activista de derechos humanos Jo-Maire Brut colgó en Twitter una carta de decenas de militares en retiro llamando al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas a dar un golpe. Declarando usurpador al ganador de las elecciones. Varias de esas firmas han sido confirmadas, espero que no todas, pero que algunas lo sean y que la carta haya sido enviada es muy grave.

El mensaje, violento, llama a las FFAA a contemplar el uso de la fuerza para un golpe militar. Y además amenaza al JNE, a quien exige reconocer como válidas las observaciones hechas por Fuerza Popular, caso contrario serían sindicados como cómplices del delito de usurpación.

Estamos llegando a un punto de no retorno. Este es momento de tomar partido y alzar la voz. No se puede permitir, bajo ningún precepto, un llamado al golpe.