Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

Chapa el “cau-cau”19 Jun 2021 | 10:11 h

Columnista invitado

La democracia se defiende con ideas16 Jun 2021 | 14:22 h

Columnista invitado

Viejas identidades, viejos poderes12 Jun 2021 | 22:33 h

Columnista invitado

El país de todas las sangres12 Jun 2021 | 21:43 h

¿Tranquilidad en las Bolsas?

“Lo que sostiene e impulsa a las Bolsas es la expectativa de que los estímulos de choque que se pusieron en marcha tras los confinamientos se conviertan en permanentes”.

Columnista invitado: Juan Carlos Ureta

El comportamiento de las Bolsas estos últimos días ha recordado a aquella frase de Oscar Wilde, cuando, para describir una jornada de trabajo, decía: “Hoy he tenido un día muy ocupado corrigiendo un poema, por la mañana he puesto una coma y por la tarde la he vuelto a quitar”. En eso han estado las Bolsas, en subir una o dos décimas por la mañana para luego bajarlas por la tarde, o viceversa, haciendo así bueno el pronóstico de un fin de mayo relativamente tranquilo con el que finalizábamos nuestro anterior comentario.

¿Cómo interpretar esa calma bursátil? ¿Es el preludio de la tormenta o por el contrario va a dar paso a un nuevo rebote hacia los máximos anuales, superándolos? ¿Se ha terminado el mercado alcista o estamos en las primeras fases de un súper ciclo que nos va a dejar asombrados? ¿Nos están alertando los mercados de los excesos y de las burbujas creadas por el “easy money” o es tan solo un alto en el camino?

En nuestra opinión, por encima de los datos económicos o empresariales, lo que sostiene e impulsa a las Bolsas es la expectativa de que los estímulos de choque que se pusieron en marcha tras los confinamientos se conviertan en permanentes e incluso crecientes. Los inversores descuentan que los gobiernos y los Bancos Centrales no pueden dar marcha atrás, al revés, se verán obligados a ir subiendo los estímulos de forma perpetua, venga la inflación que venga.

Bajo esta lectura, la calma de las Bolsas esta última semana puede tener que ver con el anuncio hecho por parte de Joe Biden del mayor presupuesto de la historia de Estados Unidos, más de seis billones (trillones americanos) de dólares. El anuncio de ese presupuesto, hecho el pasado viernes, eclipsó la caída de la confianza del consumidor y el mal dato, ya comentado, del deflactor de gastos personales, que es la medida de inflación preferida por la Fed. Se trata del mayor aumento del gasto público en EEUU desde la Segunda Guerra Mundial y aunque va acompañado de una subida de impuestos a las grandes compañías y a personas de renta alta, provocará un aumento de la deuda pública hasta los 28 billones (trillones americanos) de dólares. Algo que hará casi imposible que la FED suba tipos o reduzca sus programas de compra de bonos.

Algunos miembros de la Fed, como los vicepresidentes Richard Clarida y Randal Quarles, han dicho la semana pasada que la Fed podría iniciar en las próximas reuniones el debate sobre la reducción de las compras de bonos, y economistas como Larry Summers siguen alertando sobre la inflación y la consiguiente subida de tipos que vienen inevitablemente como consecuencia de la “bidenomics”. Pero tal vez sea más realista pensar, como lo hace la presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, que pase lo que pase la Fed no va a hacer nada, ni va a escalar a la baja las compras de bonos ni mucho menos aún va a subir los tipos. Sencillamente no puede hacer nada, porque las consecuencias serían tremendas, como ya se vio en 2018.

Si esta lectura es correcta, hay que descartar una brusca caída bursátil, del estilo de la que se ha producido en las criptomonedas (...) Una tercera opción, defendida por Cathie Wood, gestora de la gestora Ark, cuyos Fondos y ETF están fuertemente invertidos en el mundo cripto y en valores como Tesla, es pensar que tras el paréntesis de abril y mayo las criptodivisas y los valores tecnológicos súper innovadores tipo Tesla van a volver a sus máximos e incluso romperlos.

De los tres posibles escenarios descritos (corrección brusca siguiendo la estela del bitcoin, continuidad en la banda lateral y vuelta a máximos y a la euforia) nos inclinamos hacia la segunda opción, la de la continuidad en la banda lateral de abril y mayo, aunque tal vez con una cierta rotación desde los valores de reapertura hacia los valores tecnológicos y de crecimiento.

(*) Presidente del Directorio de Renta4