Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

Los verdaderos “….dignos”17 Set 2021 | 0:18 h

Columnista invitado

Ante la muerte de Abimael Guzmán13 Set 2021 | 14:01 h

La hora de los partidos

La obligación y la responsabilidad de los partidos políticos son evidentes en esta etapa que estamos viviendo gane quien gane las elecciones presidenciales.

Michel Azcueta (*)

Con el debate en la ciudad de Arequipa, prácticamente, se cumplió la etapa de campaña electoral dejando ya a los ciudadanos la toma de decisión final. Considero que ni los candidatos, ni los partidos políticos ni la ciudadanía hemos aprovechado bien estas semanas de la segunda vuelta. No ha habido los espacios de debate, de análisis, de propuestas, de escuchar otras alternativas a lo que en mítines y entrevistas nos han presentado los dos candidatos presidenciales.

Inclusive el propio JNE, por presión, según parece, de Perú Libre aceptó cambiar su cronograma de debates por un mal llamado “debate de equipos técnicos” y por un mal llamado “debate” de última hora en Arequipa. Se entendió mal el llamado de la ciudadanía que quería conocer los planes y equipos de gobierno y no un grupo de personas, en los dos partidos contendiendo, convocadas a última hora por los candidatos para que hablaran cada uno lo que quisiera en base a su indudable capacidad personal, pero sin coherencia alguna entre ellas y, mucho menos, anunciando a los ciudadanos qué es lo que harán si llegan al gobierno quedándose en los dos llamados “debates” en las eternas promesas, cifras, críticas y lamentaciones de siempre.

Lo que ha quedado claro es que, gane quien gane, no podrá gobernar solo, por eso no era un pedido “tramposo” el demandar la presencia de los equipos de gobierno de los dos partidos que pasaron a segunda vuelta. Era tanto una necesidad, pensando en el futuro inmediato del Perú, y una obligación, pensando en la responsabilidad de los partidos.

Ahora llega la hora de los partidos…y ahí seguimos con los problemas manifestándose, una vez más, la debilidad institucional que se manifiesta por todo el Estado y por toda la sociedad, debilidad de la que no se escapan los partidos políticos. Y cuando señalo que ha llegado la hora de los partidos, me refiero (y, humildemente, me atrevo a convocar de una vez…) a todos los partidos políticos que han logrado presencia en el Congreso. Como organizaciones políticas han estado muy callados, demasiado callados, más allá de una u otra intervención de sus líderes/dueños…Un partido político se forma para servir a la nación intentando llegar al gobierno y al poder para hacer realidad, siempre partiendo de la práctica democrática para dentro y para fuera, los programas y planes que ha presentado no solo a sus partidarios sino a toda la ciudadanía.

La obligación y la responsabilidad de los partidos son evidentes en esta etapa que estamos viviendo gane quien gane las elecciones presidenciales, dado, por un lado, la soledad de los candidatos y el fraccionamiento del nuevo Congreso donde no hay una mayoría absoluta de un solo partido y, tristemente tener que recordar, las nefastas decisiones que, en varias ocasiones tomaron los últimos Congresos que son co-responsables de muchos de los problemas que hemos vivido en el Perú.

Los partidos tienen que actuar ya y hacerlo no solo por lo bajo, escondiéndose, sino públicamente, frente a la ciudadanía que los ha elegido para ver cómo aportan desde ya a la solución de las graves crisis que seguimos viviendo a nivel nacional.

Desde múltiples colectivos nacionales hemos venido demandando la necesidad de una urgente concertación entre el nuevo Ejecutivo, el nuevo Congreso y la ciudadanía organizada, teniendo como base objetivos mínimos comunes (que, definitivamente sí existen…) para, fortaleciendo la institucionalidad democrática, terminemos, por fin, con este terrible período de inestabilidad, desgobierno, corrupción y desprestigio de la política. Los partidos políticos tienen la palabra.

(*) exalcalde de Villa El Salvador.