César Azabache

César Azabache

Hablando de justicia
Director de Azabache Caracciolo Abogados. Abogado especializado en litigios penales; antiguo profesor de la Universidad Católica y de la Academia de la Magistratura. Conduce el espacio de entrevistas legales “En Coyuntura” en la revista La Ley. Es miembro del directorio de la revista Gaceta Penal y autor de múltiples ensayos sobre justicia penal.

Más columnas

César Azabache

La falsa Antígona19 Set 2021 | 7:14 h

César Azabache

Misóginos05 Set 2021 | 5:04 h

César Azabache

El espacio que le sea concedido22 Ago 2021 | 11:44 h

César Azabache

Renuncie, señor Bellido08 Ago 2021 | 8:11 h

Para abrir las ventanas

“Se trata de salir del presente electoral para comenzar a recuperar el tiempo que estamos perdiendo”.

La continuidad del calendario de vacunación está en riesgo gane quien gane las elecciones de la semana siguiente. El Perú registra al día de hoy poco más de un millón de personas vacunadas sobre una meta de 20 millones. Hemos comenzado el proceso, pero el tramo por andar es aún enorme. La continuidad del calendario depende del equilibrio que se logre durante la transferencia del gobierno y depende también de la eficiencia que se exhiba a partir de agosto de este año para administrar los acuerdos de abastecimiento de vacunas y sostener la infraestructura que hace posible aplicarlas. El retraso y el desorden nos costarían más muertes innecesarias. Sin embargo, esto me deja perplejo, la continuidad del calendario de vacunación no ha producido demandas ni acuerdos concretos en el periodo iniciado en abril de este año. Asegurar de manera concreta, real, el abastecimiento de oxígeno tampoco ha sido parte de ningún acuerdo concreto en esta contienda. No se diga nada de la protección alimentaria o la generación urgente de ingresos para grupos vulnerables.

Es como si agosto formara parte de un futuro distante. Como si viviéramos día por día, con las ventanas cerradas, acaso escondidos debajo de una mesa mirando el teléfono celular o escuchando la radio; tratando de llegar a la noche sin tener que recordar que mañana también existe. La muerte, la enfermedad, el dolor, la falta de recursos, el miedo, el riesgo, la incertidumbre y el encierro complican, es inevitable, la posibilidad de pensar en el futuro. El adelgazamiento de la política, esa actividad que debería ayudarnos a anticiparlo colectivamente, empeora sin duda las cosas.

Sin embargo la vida se construye mirando al futuro. Lo que nos toca entonces es abrir las ventanas; recuperar nuestra capacidad para anticiparnos; prepararnos para el día siguiente.

Nuestro día siguiente comienza la semana que viene, apenas terminen estas elecciones. Se trata de salir del presente electoral para comenzar a recuperar el tiempo que estamos perdiendo. Vuelvo sobre lo mismo: el calendario de vacunas, el oxígeno, la protección alimentaria y la generación urgente de ingresos para sectores vulnerables no tienen color político; no dependen de la Constitución ni del modelo económico ni de los cambios o reemplazos que también debemos comenzar a discutir. Los cuatro puntos de esta lista forman una suerte de condición previa imprescindible que deberíamos ser capaces de exigir como resultado del proceso de transferencia entre el gobierno saliente y el entrante. No pudimos lograr que los candidatos en disputa se pongan de acuerdo en nada. Ni siquiera en esto. Entonces traslademos nuestras expectativas al espacio de intercambio que tendrá que generarse entre quienes tomarán las riendas del gobierno y quienes las entregarán.

Organicémonos para demandar esos acuerdos a quienes estarán a cargo de la transferencia. Agreguemos a esta lista un acuerdo adicional que permita reducir el ruido institucional que está golpeando a la puerta mientras logramos lo primero que tenemos que lograr; estabilizarnos en la pelea contra la pandemia. Tenemos sin duda mucho más por discutir: las elecciones para el Tribunal Constitucional, la reinstalación del Senado, las reglas para manejar las crisis entre parlamento y gobierno, el papel del Estado en el mercado, las condiciones de desarrollo de la minería y de la agricultura, el desarrollo de infraestructura, los sistemas de impuestos y pensiones y sigue un extenso etcétera. Tendremos que crear espacios y procesos equilibrados para iniciar todos estos debates de la manera más abierta e inclusiva posible. Pero primero, antes de empezar, asegurémonos de poder evitar que mueran más personas.

Ponernos de acuerdo en esto no puede ser imposible.