Marisa Glave

Marisa Glave

Desde la raíz

Más columnas

Marisa Glave

Derecha golpista22 Oct 2021 | 7:27 h

Marisa Glave

Peinadito de Cleopatra15 Oct 2021 | 7:11 h

Marisa Glave

Gol con la zurda08 Oct 2021 | 8:26 h

Marisa Glave

Obsolescencia política programada01 Oct 2021 | 8:50 h

Jaque Constitucional

“... no es una preocupación por el correcto funcionamiento del TC, lo que estamos viviendo es un proceso de captura de una institución tutelar...”.

En tiempos electorales suelen sucederse un conjunto de jugadas que pasan desapercibidas y notamos cuando su objetivo ha sido consumado. Muchas están centradas en ocupar espacios físicos, pero también simbólicos. Las clásicas son las invasiones promovidas por traficantes de tierras, que ponen como excusa para su operación la necesidad de vivienda de familias, a las que explotan y que luego usan como escudos frente a la policía. El interés de los traficantes no es la vivienda de familias pobres, su interés es lucrar con esta necesidad.

Es también un clásico el uso del poder político para realizar otro tipo de ocupación. Esta vez hablaremos del tráfico no de tierras, sino de poder. De la pretensión de la mayoría de parlamentarios de ocupar el Tribunal Constitucional. Sí, parece la de nunca acabar. En medio del estrés que genera una elección altamente polarizada como la que tenemos, un nutrido grupo de congresistas ha decidido seguir a toda máquina con la elección de seis magistrados del TC.

Así como en el caso de los traficantes de tierras, que se amparan en la necesidad y el derecho a una vivienda, en este caso la excusa también es el derecho y se amparan en la caducidad del mandato de los magistrados y la habilitación constitucional para su elección. Pese a haber tenido un proceso plagado de irregularidades, que no garantiza ni la transparencia, ni la imparcialidad y menos aún la meritocracia de las y los candidatos, quieren seguir adelante con la elección. Lo que estamos viendo, amigas y amigos, no es una preocupación por el correcto funcionamiento del TC, lo que estamos viviendo es un proceso de captura de una institución tutelar por parte de grupos de interés.

El día de ayer circuló un comunicado público titulado “A la mayoría del Congreso: ¡basta ya!”, exigiéndole al parlamento que suspenda esta nueva pretensión de elección de los seis magistrados, recordando a las madres y padres de la patria que les queda apenas dos meses de mandato y que han perdido cualquier viso de legitimidad.

No olvidemos que en setiembre del 2019 el Congreso fue disuelto justamente por llevar adelante un proceso de selección de magistrados constitucionales centrado en conveniencias políticas más que en aptitudes de las y los candidatos. En la última crisis política vivida en el país, tras la vacancia de Vizcarra y el efímero gobierno de facto de Merino, también se sucedió un escándalo por la manera en que este Congreso pretendía elegir a las y los magistrados, llevando a cinco grupos políticos a renunciar al comité seleccionador y así suspender el proceso.

Pero parece que no aprendieron, arman otra vez una jugada, pretenden ponernos en jaque. Estemos alertas y no permitamos que el TC sea objeto de tráfico, exijamos un proceso transparente y meritocrático.