Pilar Ortiz de Zevallos

Pilar Ortiz de Zevallos

Mirando al Bicentenario

Más columnas

Pilar Ortiz de Zevallos

La soberanía: de súbditos a ciudadanos18 Jul 2021 | 8:29 h

Pilar Ortiz de Zevallos

La Lima que recibió a San Martín04 Jul 2021 | 6:12 h

Pilar Ortiz de Zevallos

El espejo donde mirarnos20 Jun 2021 | 6:42 h

Pilar Ortiz de Zevallos

Las reglas del juego06 Jun 2021 | 4:32 h

Ideas en vez de fake news

“Las ideas se confrontaron, muchas veces en tonos fuertes, pero sin la manipulación informativa o descaradamente falsa, que muchas veces sufre nuestra democracia hoy”.

Durante la independencia el rol de la prensa, tanto en su función informativa como medio para expresar opiniones, fue crucial para los bandos en contienda. A través de la publicación de periódicos, panfletos y revistas se propició el debate de ideas y se difundieron los valores que patriotas y realistas defendían.

Desde su llegada, el Ejército Libertador trajo consigo una pequeña imprenta volante que se encargaría de producir las diferentes proclamas. La propaganda sobre la causa patriótica y los acontecimientos asociados a ella fue distribuida a lo largo del territorio. Al mes de su llegada a Pisco se publicó el Boletín del Ejército Libertador del Perú, primer órgano de prensa puesto al servicio de la causa libertaria. Luego aparecería El Pacificador del Perú, a cargo de Bernardo de Monteagudo.

Cuando La Serna asume el cargo de virrey, establece una política más agresiva que su antecesor a nivel de prensa. Con la aparición de dos periódicos El Depositario y El Triunfo de la Nación, intentó hacer frente a la avanzada patriota en el terreno de las palabras, y persuadir a la población del riesgo de las ideas liberales y de las ventajas del statu quo. Cuando en julio de 1821 La Serna abandonó Lima para trasladarse a Cuzco, se llevó parte de la imprenta utilizada por su gobierno. No deseaba dejarle a San Martín lo que constituía, en esos tiempos, un instrumento de gran valor. Establecido en la ciudad imperial, el virrey publicó La gaceta del gobierno legítimo del Perú, publicación que duró hasta la derrota de los realistas en Ayacucho (1824).

Fue así que la lucha por la independencia también se jugó en la prensa. Al inicio de nuestra democracia los impresos fueron espacios donde se plasmaron diferentes visiones sobre el sistema político. Las ideas se confrontaron, muchas veces en tonos fuertes, pero sin la manipulación informativa o descaradamente falsa, que muchas veces sufre nuestra democracia hoy.

(Cita: Arrambide, Víctor. “Prensa y construcción estatal: la imprenta del Estado en el proceso de la independencia” en: El Perú en revolución. Independencia y guerra: un proceso, 1780-1826. Chust M. Rosas C. (Eds).