Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

Respetos guardan respetos21 Jun 2021 | 5:05 h

Editorial Editorial

Basta ya20 Jun 2021 | 6:02 h

Editorial Editorial

Una señal de concordia19 Jun 2021 | 5:35 h

Editorial Editorial

Guarden los machetes18 Jun 2021 | 6:06 h

Se equivoca, señor Castillo

Desde Huamanga, el candidato presidencial enjuicia la libertad de opinión de los periodistas.

Hay una gran diferencia entre demandar equilibrio informativo para los dos candidatos y lanzar amenazas contra la libertad de opinar de los periodistas. Diferencia tan enorme como la que existe entre un juicio emitido que es producto de un soborno y la libertad que tiene el hombre de prensa para simpatizar con una idea o una candidatura y expresarla. Esta diferencia debe quedar clara para el candidato Pedro Castillo, quien ayer en Huamanga advirtió que hará revelaciones sobre los sueldos que perciben los conductores de programas de TV y que además dirá quiénes son los que financian estos sueldos.

Entendemos que el sueldo no tiene que constituir un secreto para nadie, pero es también un derecho de todo profesional mantener este tipo de información sensible en reserva. Usarlo como argumento en una campaña, salvo que provenga de dinero ilícito, no es correcto. Como político tiene que acostumbrarse a los cuestionamientos de los periodistas.

Entendemos que se han producido en la historia de las elecciones casos como los que refiere el candidato presidencial. En la campaña del 2011, se hizo una bolsa de dinero de empresarios para financiar a un periodista que durante 30 días se dedicó a atacar al candidato Ollanta Humala, quien competía contra Keiko Fujimori. Ese hecho singular es repudiable y mereció la sanción del público elector, que votó por Humala y contra el fujimorismo, pese a la campaña de demolición mediática.

No parece ser el caso citado por el profesor Castillo, quien además no midió las consecuencias de una declaración de este tipo en medio de un mitin, con docenas de hombres de prensa realizando su trabajo. El riesgo ahora no solo es el potencial contagio de coronavirus, sino el temor de ser atacado por algún fanático que toma la frase del líder y la generaliza a todos los periodistas.

Dicho esto, no podemos dejar de preguntarnos cuál es el papel de los organismos electorales ante el ostensible desequilibrio informativo y el favorecimiento de un candidato en detrimento del otro. La encuesta del IEP que publicamos este domingo revela que la población es plenamente consciente del desbalance y del cargamontón. A escasas 3 semanas de las elecciones, parece que la política de los conductores de las elecciones es “dejar hacer, dejar pasar”.