Augusto Álvarez Rodrich.

Augusto Álvarez Rodrich.

Claro y directo

Más columnas

Augusto Álvarez Rodrich.

Baches, dosis, Castillos y Cerrones 22 Jun 2021 | 5:16 h

Augusto Álvarez Rodrich.

No quiere aceptar que vino el quino21 Jun 2021 | 5:39 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Keiko ya fue... y ahora ¿por dónde se irá? 20 Jun 2021 | 6:02 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Blues de los pasadizos del Hospital Militar 19 Jun 2021 | 6:33 h

Fiebre de sábado por la tarde

El estilo extravagante con el que transcurre esta campaña.

Se frustraron las expectativas de quienes esperaban que el sábado por la tarde se produjera un debate entre Keiko Fujimori y Pedro Castillo, o que este presentara su plan de gobierno, pero no ocurrió ni lo uno ni lo otro, y sí, en cambio, mucho circo, pero del malo.

Todo empezó con el desafío que Castillo le hizo a Fujimori para debatir en el penal de Santa Mónica donde ella estuvo recluida, con el obvio fin de evidenciar la investigación judicial que le siguen, y luego recargó su ataque planteando que el encuentro sea, también, con hijos y padres, algo extravagante y absurdo, con el objetivo evidente de hacer notar que Alberto Fujimori no podía participar por estar en la cárcel.

Pero el tiro le volvió a salir por la culata a Castillo, pues Fujimori aceptó el desafío y lo citó para las tres de la tarde en la puerta del penal de Chorrillos, un debate que el chotano quiere eludir.

Fujimori no perdió la oportunidad y armó una parodia de debate sabiendo que Castillo no iría, el cual se convirtió en un reforzamiento del lema de ‘No te corras, Pedro’, pero, principalmente, en un reencuentro con su hermano Kenji buscando fortalecer ante la ciudadanía la relación familiar para ganar votos, idea de la que el fujimorismo ha abusado al querer sembrar el concepto de una dinastía familiar que traslada sus problemas internos al ámbito nacional. Es un reality penoso que le ha hecho mucho daño al país.

Para mellar la atención de ese evento en Chorrillos, Castillo armó una ceremonia a la misma hora, en La Victoria, para dar a conocer su programa de gobierno, primero en Gamarra y al final en la Plaza Manco Cápac, algo interesante en un candidato que, a falta de plan, ahora tiene tres planes: el de Vladimir Cerrón, el de Juntos por el Perú y el que anunció Miguel del Castillo.

El problema, sin embargo, es que no se sabe qué piensa Castillo, quien no para de soltar propuestas desordenadas y contradictorias entre lo que dice un día y lo que dice al otro, alrededor de nombres que se van lanzando como si fueran parte de un mismo equipo técnico, pero que hasta ahora solo parece un zafarrancho improvisado.

Al final, ni plan ni debate. Cuando el país más necesita de ideas para salir del entrampamiento en el que está, solo hay fiebre de sábado por la tarde.

Newsletter Augusto Álvarez Rodrich en LR

Suscríbete aquí al boletín de Augusto Álvarez Rodrich en La República y recibe en tu correo electrónico, todos los viernes, las ediciones de su programa “Claro y directo” y su columna diaria.