Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

Cada vez menos apoyo a Keiko23 Jun 2021 | 5:24 h

Editorial Editorial

No al Tribunal Constitucional exprés22 Jun 2021 | 5:25 h

Editorial Editorial

Respetos guardan respetos21 Jun 2021 | 5:05 h

Editorial Editorial

Basta ya20 Jun 2021 | 6:02 h

Habemus debate

Perú Libre y Fuerza Popular definen debates de equipo técnico y de candidatos para el 23 y 30 de mayo.

Nuevamente una ciudad del interior servirá de escenario para un nuevo debate electoral este 30 de mayo. El JNE propondrá el lugar, que debe reunir condiciones para las transmisiones y la bioseguridad. Aún la agenda y la conducción no han sido consensuadas con los representantes de los candidatos Pedro Castillo y Keiko Fujimori.

Una semana antes, el 23, se llevará cabo el debate entre equipos técnicos, que deberá girar en torno a reforma del Estado; recuperación económica y reducción de la pobreza; salud y manejo de la pandemia; infraestructura; desarrollo regional y descentralización; y seguridad ciudadana y orden interno.

Este reordenamiento de los cauces del debate político, para que los candidatos expongan ordenadamente sus propuestas y repliquen a sus oponentes, era necesario porque ya se estaba llegando a un punto en el que un candidato citaba al otro, con poca seriedad y buscando un efecto marketero, más que un compromiso con el electorado.

El escenario provinciano para un debate no es original de este proceso electoral. En los comicios del 2016 se realizaron en Cusco y Piura, aunque la selección de una capital de provincia como Chota ha dado un gran mensaje de integración e inclusión. También fue muy aleccionador que se eligieran periodistas locales para moderar el debate, lo que centra la atención más en lo que se propone que en la imagen del presentador de turno, cuya participación o lucimiento no siempre contribuye al esclarecimiento del elector.

No hay que olvidar que tanto el debate de los equipos técnicos –en los que también podrán participar los candidatos a las vicepresidencias– como el debate presidencial corresponden a iniciativas democráticas que permiten el voto informado y la difusión de ideas, así como el debate de propuestas que constituirán los ejes del gobierno de quien sea elegido el próximo 6 de junio.

Con estas lecciones aprendidas y resultados de encuestas que señalan que para el 70% de la población resulta importante la realización de debates organizados por el JNE –en esta etapa de pandemia en la que están restringidos los mítines y los encuentros con población– nos aprestamos a presenciar los debates que se anuncian y a exigir el “fair play” en lo que queda de campaña.