Augusto Álvarez Rodrich.

Augusto Álvarez Rodrich.

Claro y directo

Más columnas

Augusto Álvarez Rodrich.

La tentación del fracaso de don Pedro13 May 2021 | 6:33 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Al filo de la navaja cada cinco años12 May 2021 | 5:27 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Porky quiere ser jefe de la DBA peruana 11 May 2021 | 5:05 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Elección 2021 con aroma de Absolut todo 10 May 2021 | 6:14 h

Cerrón gris que nubla su camino

La ruta del castillo al palacio tiene cerrones por esquivar.

Pedro Castillo puede estar ensoberbecido al pasar, en solo un mes, de casi desconocido al más probable próximo presidente, pero cometería un gran error si creyera que ya tiene asegurado un triunfo que se le puede quemar en la puerta del horno del 6 de junio si antes no resuelve el cerrón de problemas que tiene por delante.

Es una visión que coincide con la de Carlos Monge en una estupenda columna de ayer en Diario Uno: “Castillo no las tiene todas consigo, todavía puede ganar, pero la ventaja puede acortarse y el final puede ser muy apretado”.

Esta pequeña columna cree que los problemas de su candidatura son, primero, un mensaje errático, como un Zelig que un día se modera y el otro se radicaliza según el auditorio, con poca consistencia, algo fatal para un político que recién se está conociendo. A lo que se agrega un estilo mandón y prepotente que desconoce reglas elementales.

Segundo, un desconocimiento enorme en asuntos económicos, con ideas anquilosadas, como la sustitución de importaciones, o una visión del presupuesto nacional como un chicle a estirar al infinito asignando 10% del PBI a cualquier problema. Tampoco tiene respuestas coherentes para asuntos como educación o salud.

Tercero, carece de un equipo técnico que supla esos vacíos, como lo confirma el informado reportaje de Fernando Vivas ayer en El Comercio. Hay una negociación en marcha que está manejando Vladimir Cerrón de Perú Libre, con agrupaciones interesadas en estar en el próximo gobierno, como Juntos por el Perú y Nuevo Perú de Verónika Mendoza, quien hoy tendrá su cita cumbre con Castillo.

Habrá que ver el acuerdo que articule diferencias entre asuntos que Mendoza dice defender, con el machismo-xenofobia-racismo de Cerrón y el ataque al enfoque de género de Castillo.

Cuarto, tiene una relación compleja con Cerrón, de quien Castillo dice que “no tiene nada que ver acá”, pero que todos asumen, con razón, que es el que en verdad corta el jamón: puso el partido-vientre de alquiler, el financiamiento de la campaña, el plan de gobierno registrado en el JNE, y negoció el acuerdo con Juntos por el Perú y Nuevo Perú.

En suma, más de un cerrón gris que nubla el camino del castillo al palacio.