Raúl Tola

Raúl Tola

El diario negro

Más columnas

Raúl Tola

Honor a los noteros18 Set 2021 | 8:09 h

Raúl Tola

Los terrucos y el terruqueo11 Set 2021 | 6:18 h

Raúl Tola

La palabra del mudo04 Set 2021 | 5:30 h

Raúl Tola

El discurso28 Ago 2021 | 4:46 h

Gallo correlón

“Pedro Castillo parece mucho más cómodo en la plaza pública y en el contacto directo con los votantes que intercambiando propuestas en un cuerpo a cuerpo...”.

Un pique entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori estuvo a punto de convertirse en el primer debate de la segunda vuelta. Ante una pregunta de la prensa, Castillo dijo que no le corría a nadie y que retaba a su rival a verse las caras en Chota. Fujimori respondió en el acto, aceptando el reto y fijando la fecha para este domingo a las ocho.

Fue una movida rápida de Fujimori, quien, desde su segundo puesto en las encuestas (a 10 puntos, según el último sondeo de Datum), está obligada a mantenerse a la ofensiva, asumir un rol activo, romper como sea la inercia electoral. Además, llevaba algunas ventajas. Sin ser una polemista nata, tiene la formación y la experiencia que le dan tres campañas presidenciales. Por último, Pedro Castillo parece mucho más cómodo en la plaza pública y en el contacto directo con los votantes que intercambiando propuestas en un cuerpo a cuerpo.

A partir de ese momento se inició un verdadero sainete. Castillo quiso también imponer el horario y exigió debatir el sábado primero de mayo, Día del Trabajo, a lo que Keiko Fujimori no tuvo más remedio que acceder. Sorpresivamente, el comando de campaña de Perú Libre anunció que Castillo debía internarse en un hospital por una repentina «descompensación respiratoria».

Esto, que recordó la vieja historia de la intoxicación con bacalao que Alberto Fujimori pretextó para no presentar su plan de gobierno en 1990, concluyó con el diagnóstico de una faringitis. Al mismo tiempo, el Jurado Nacional de Elecciones informaba que, con solo dos días de plazo, le resultaba materialmente imposible organizar un debate con las mínimas medidas de seguridad, por lo que no participaría del encuentro en Chota.

La impresión dada por Castillo terminó por confirmarse el viernes por la mañana, cuando su equipo finalmente desestimó su presencia en un debate que él mismo había planteado, como muestra de su coraje y prestancia. Frente a ello, Fujimori anunció que de todas maneras irá a Chota.

Se dice que, históricamente, los debates nunca han definido las elecciones en el Perú. Que, en nuestra tradición, lo único que han logrado ha sido reafirmar las posiciones de cada lado, sin torcer las tendencias ni reconducir las preferencias. Puede que así sea, aunque su importancia es innegable y, al menos en un caso reciente, cuando Pedro Pablo Kuczynski soltó a Keiko Fujimori la frase «Tú no has cambiado, pelona. Eres la misma», han sido trascendentales.

Lo serán sin duda en estas elecciones, donde los electores necesitan toda la información posible para conocer a ambos candidatos al detalle, contrastarlos y tomar una decisión que, en la mayoría de los casos, resultará difícil y será determinada por detalles. ¿Que Castillo se haya escapado de este primer encuentro será uno de ellos?