Lucia Solis

Lucia Solis

Casa de Brujas
Periodista feminista, activista y editora de género en Grupo La República. Licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid (en curso). @lamenstruante lucia.solis@glr.pe

Más columnas

Lucia Solis

Mujeres en medios y al centro16 Set 2021 | 6:22 h

Lucia Solis

Ciudadanas por la igualdad09 Set 2021 | 5:15 h

Lucia Solis

Espectáculo y misoginia II02 Set 2021 | 5:44 h

Lucia Solis

Espectáculo y misoginia26 Ago 2021 | 3:26 h

Prometedoras

“Una joven prometedora, de Emerald Fennell, representa uno o más episodios vividos por cada mujer”.

Enfrentar a los acosadores en las calles, darle una lección al que nos lanza insultos machistas desde la ventana de su carro, recriminar a aquella autoridad, institución que no nos creyó, cobrarnos venganza por una violación cometida contra una amiga, contra nuestra madre, contra nosotras mismas. Eso y más es lo que se ve en Una joven prometedora, dirigida por Emerald Fennell y protagonizada por Carey Mulligan: una serie de acciones con las que muchas mujeres soñamos en una sociedad que legitima la violencia hacia nosotras.

Aunque parezca incómoda y “poco probable”, no es difícil que nos identifiquemos con cada escena de esta película. Cuando el acoso sexual, la desvalorización, el abuso, la violencia simbólica, el acecho constante de quienes encarnan el machismo es norma, reaccionar como reacciona la protagonista no nos parece extraño ni atrevido, sino finalmente posible.

El trasfondo de Una joven prometedora no es ficción. Las miles de mujeres asesinadas por violencia machista en el mundo dejan familias, hijos, hijas, amigas sobreviviendo el luto y mordiéndose la rabia mientras experimentan el resto de manifestaciones de la violencia de género. Cassie, el personaje de Mulligan, representa uno o más episodios que hemos vivido cada mujer. La diferencia es que no para todas es fácil tomar acción ante la indiferencia de amigos, parejas, instituciones.

Anticipando a lo que algunos podrían achacarle, Una joven prometedora no fomenta la violencia contra los hombres ni trivializa el abuso y acoso sexual, lo que hace es intentar llamar la atención a quienes no comprenden el impacto de estos hechos en la vida de tantas, enseñarles que hay consecuencias, que el feminicidio es la punta de la pirámide, pero que existen muchas otras formas de violentarnos.

Con una de cada tres mujeres sufriendo violencia desde muy jóvenes, según datos ONU, con cientos de muertas, violadas, mutiladas; como dice la consigna feminista “tienen suerte de que pidamos igualdad y no venganza’'.