Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

Se acorta la brecha11 May 2021 | 4:57 h

Editorial Editorial

Nuestro compromiso con la ética10 May 2021 | 6:09 h

Editorial Editorial

Proclama Ciudadana09 May 2021 | 4:42 h

Editorial Editorial

El dilema de las AFP08 May 2021 | 4:58 h

Alguien como yo

Se va consolidando la opción liderada por Pedro Castillo, según encuesta de IEP publicada por La República.

La fotografía del IEP de la tercera semana de abril publicada ayer por La República nos muestra que el líder de Perú Libre duplica la intención de voto de su rival en segunda vuelta, Keiko Fujimori, quien desciende 10 puntos porcentuales en relación con la primera encuesta publicada por Ipsos y 5 puntos, si comparamos con la realizada por Datum.

Es decir, del 15 de abril al 21 de abril, lapso en el que se desarrollaron las 3 encuestas, la candidata del fujimorismo ha ido perdiendo 2 puntos por día; mientras que Castillo está estabilizado en su promedio de 41% a 42% en esa semana de mediciones post primera vuelta.

Un dato de la realidad a tomar en cuenta es el porcentaje de votos blancos y viciados y el de los indecisos, que representan el 21,2% y un 13,5% respectivamente. Es decir, un 34,7% que no ha decidido entre las dos opciones o que simplemente ninguna de ellas le resulta muy auspiciosa y las ha descartado. Un 2,2% no acudirá a votar.

Con 20 puntos de diferencia entre uno y otro candidato, y con una votación que representa en un caso a las regiones, excepto Lima metropolitana, y que además se va concentrando en el caso de Pedro Castillo en los sectores socioeconómicos mayoritarios C, D y E, mientras que A y B apuestan por Keiko; el camino luce cuesta arriba para la hija de Alberto Fujimori.

Sobre todo, porque en la encuesta del IEP al preguntarse por las razones del voto en primera vuelta, los que votaron por Castillo señalaron “es como yo”. En el caso de Keiko, la mayoría atribuyó el voto a su padre, Alberto Fujimori.

¿Qué significa señalar “alguien como yo” en este contexto? Una gran identidad con el origen provinciano y la extracción humilde del candidato. También está asociado al cambio, mientras que en el caso de ella, es una memoria del pasado que, además, ni siquiera le es propio.

La estrategia de las campañas tendrá que ajustarse a estos resultados y tratar de ampliar la capacidad de convocatoria de cada quien. Mientras Castillo, pese a que es identificado ideológicamente de izquierda, tiene capacidad de irradiar hacia el centro, donde eventualmente gana; la candidata del fujimorismo logra conquistar los votos que se definen de derecha.

Las urnas hablarán en junio y tendremos que respetar los resultados, porque para eso velamos por la vigencia de la democracia. Queda por descontado que, gane quien gane, defenderemos el Estado de derecho, la institucionalidad y las libertades que nos han costado tanto recuperar.