Marisa Glave

Marisa Glave

Desde la raíz

Más columnas

Marisa Glave

Vota a conciencia09 Abr 2021 | 5:13 h

Marisa Glave

¿Tercera ola?02 Abr 2021 | 6:11 h

Marisa Glave

Por la patria hermosa26 Mar 2021 | 5:05 h

Marisa Glave

Enriquecimiento sin justa causa19 Mar 2021 | 4:08 h

Vota a conciencia

“Sé que es difícil, que estas elecciones no han sido fáciles. Que nos invaden la rabia y la frustración al ver cómo funciona el Estado y la clase política peruana. Pero la esperanza es un deber”.

Las elecciones llegan en el peor momento para el país. Este miércoles alcanzamos la cifra máxima reportada por MINSA de muertos al día: 314 personas. La cifra se eleva de manera escalofriante si vemos SINADEF, que reporta 903 muertes.

No miremos estos datos de manera mecánica. Este tiempo-COVID nos hace mirar los números con extrema frialdad. Hagamos una pausa. Entendamos que estamos hablando de personas, de más de 900, que perdieron la vida en un solo día por COVID o porque nuestro sistema simplemente no pudo atenderlas dado el colapso en el que está.

Si no estuviéramos en la crisis política e institucional en la que estamos, las elecciones se habrían postergado. Pero simplemente no se puede.

La precariedad político institucional a la que hemos llegado es tal que proponer una postergación de las elecciones genera aún más riesgo que movilizar a 25 millones de personas en el momento más alto de contagio. La legitimidad que tienen hoy el poder Legislativo y el Ejecutivo no alcanza para ninguna postergación en el recambio de poder. No tendrían cómo garantizar mínimos de orden. La sociedad peruana está a un paso de estallar.

Por eso es vital que este domingo votemos a conciencia. Lo hagamos sabiendo que nos estamos jugando el futuro, nos estamos jugando la vida. Votemos, aunque la desazón y el desánimo nos invadan. Es vital asegurar un mínimo de legitimidad en el manejo del poder político en el país.

Los momentos electorales son momentos de recuperación del poder ciudadano. Es el pueblo peruano quien vuelve a ser plenamente soberano y en sus manos está la capacidad de definir quiénes recibirán el mandato popular para representarnos. El poder es tuyo y lo ejerces votando. No lo regales. No lo tires al tacho votando en blanco. Decide.

Sé que es difícil, que estas elecciones no han sido fáciles. Que nos invaden la rabia y la frustración al ver cómo funciona el Estado y la clase política peruana. Pero la esperanza es un deber. Tenemos que encontrar la fuerza para salir adelante y para decidir este domingo.

Las últimas encuestas publicadas nos desconciertan y la nefasta prohibición de publicación de nuevas, una semana antes de las elecciones, abre camino a las fake news y a las campañas sucias que buscan llevar a las y los electores por el camino del miedo. No dejemos que se salgan con la suya a quienes usan estos mecanismos para desmovilizarnos. A quienes juegan con la vida groseramente, atreviéndose incluso a tergiversar información vital sobre las vacunas, que hoy muestran claramente que salvan la vida de quienes ya las recibieron.

Es tiempo de cambiar la manera en que el Estado funciona. Es tiempo de recuperar la dimensión pública de los servicios esenciales, de que la salud sea un derecho y no una mercancía. Es tiempo de poner a la gente y sus necesidades en el centro y eso solo lo podemos hacer nosotras, nosotros, votando a conciencia.