René Gastelumendi

René Gastelumendi

Extremo centro

Más columnas

René Gastelumendi

Congreso revalorizado16 Abr 2021 | 5:18 h

René Gastelumendi

Tu candidato existe09 Abr 2021 | 5:11 h

René Gastelumendi

Estados alterados02 Abr 2021 | 6:43 h

René Gastelumendi

La moral de las flatulencias26 Mar 2021 | 5:20 h

Tu candidato existe

“Su figura se adapta a tu perspectiva. Es millonario, pero nació pobre...”.

Tiene el dinero y el éxito empresarial de López Aliaga y César Acuña. La extracción social de Pedro Castillo y su genuino conocimiento de las necesidades fuera de Lima. Está seria y programáticamente comprometido con la igualdad de derechos de las minorías de toda índole: sexual, étnica, habilidades diferentes, etc., como Verónika Mendoza, y defiende con información veraz el enfoque de igualdad de género y lo puede hacer de forma muy articulada y hasta en quechua cusqueño y actitud empática. Respeta la libertad de credo, aunque es laicista. También tiene el prestigio y las publicaciones internacionales de Hernando de Soto en temas económicos, también su hoja judicial y la serenidad de su voz, aunque tenga casi la misma edad y la energía de George Forsyth, los reflejos de Urresti. A pesar de sus 40 años, lo sigue un núcleo duro como a Keiko, ostenta la experiencia parlamentaria de Yonhy Lescano, conoce de cerca los vericuetos reglamentarios de nuestro siempre inquieto y desinteresado parlamento y también ha visto a los ojos a sus fuerzas ocultas desde el mismo hemiciclo y tras bambalinas. Eso no es todo, también ha hecho un partido nuevo desde el principio, cumpliendo todas las reglas y las condiciones exigidas por ley, como Julio Guzmán, y presenta cuadros parlamentarios relativamente preparados y coherentes. Incluso, una vez también grabaron un video suyo saliendo de un departamento en llamas, solo que la persona con la que estaba era su esposa y de inmediato regresó con sus colegas bomberos a apagar él mismo el siniestro que no pasó a mayores. Todos lo vimos. Es casado, dos hijos (una parejita) y una casita modesta con jardín. Cuando se dirige a la gente en provincias, los provincianos lo ven como provinciano y en Lima lo ven como limeño, salvo los provincianos que viven en Lima que lo ven como a uno de ellos y viceversa. No es alto, tampoco bajo, ni flaco ni gordo, ni blanco ni cobrizo, ni de izquierda ni de derecha, ni muy guapo ni poco agraciado, ni machista ni feminista. En todo caso depende desde dónde lo mires y cómo lo mires. Su figura se adapta a tu perspectiva. Es millonario, pero nació pobre. Joven y maduro. No se ha vacunado, pero es asintomático y cederá su vacuna. Lo va a cambiar todo, pero no va a cambiar nada.