Sonaly Tuesta

Sonaly Tuesta

La costumbre

Más columnas

Sonaly Tuesta

Somos memoria01 May 2021 | 5:47 h

Sonaly Tuesta

La arcilla hecha refri24 Abr 2021 | 5:43 h

Sonaly Tuesta

El abrazo a la madre agua17 Abr 2021 | 6:06 h

Sonaly Tuesta

Mi Perú10 Abr 2021 | 5:17 h

Nuestra Semana Santa

“En medio de la pandemia es imposible activar actos que junten a la gente y le hagan revivir momentos de comunidad”.

El espíritu semanasantero en el Perú está asociado a lo colectivo. En medio de la pandemia es imposible activar actos que junten a la gente y le hagan revivir esos momentos de comunidad.

Ante el escenario tan difícil que estamos viviendo, no es urgente asistir a los templos. Cada persona y su familia pueden rezar en casa, armarse un altar o escuchar la misa a través de las redes.

La Semana Santa en nuestro país no solo es un tema religioso, tiene muchos matices y por ahora simplemente nos toca recordar. No hay otra.

1. En Huaraz (Áncash) no solo llaman la atención las caídas del Nazareno, sino también la presencia (protagónica) de los soldados romanos: Silverio, Custodio, Justo y Mateo. Son familias las que están a cargo de cada una de estas imágenes. Dicen que al haber estado cerca de Jesús, “aunque lo hayan torturado y golpeado”, se han ganado el privilegio de ser adornados y velados, como símbolo de arrepentimiento y perdón.

2. El Jueves Santo, en el distrito de Palca, a unos 22 kilómetros de Tarma (Junín), comuneros y visitantes acuden a la cita para pelar caiguas y choclos, calabazas y papas, que servirán como insumo de los siete chupes de Viernes Santo. El acto tiene por nombre seprachacuy o peladera.

3. En Contumazá (Cajamarca), devotos comprometidos se convierten en penitentes de tabla. Atados a una madera abriendo los brazos y jalando barretas amarradas a los tobillos, avanzan por las calles vestidos de blanco o negro.

4.Las familias arman los monte altares, con flores y ramas de sauce, con frutas, telas y cuadros para el descanso del Señor del Santo Sepulcro. El quinto y sexto monte altar son diseñados en la puerta principal del templo y quienes se encargan de su decoración son los alcaldes de vara: el de la izquierda está a cargo de la comunidad campesina de Río Blanco y el de la izquierda lo decora la comunidad de Tuallqui (Pampacolca, Castilla, Arequipa).