Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

Se acabó la danza17 Abr 2021 | 6:05 h

Editorial Editorial

Las vacunas chinas16 Abr 2021 | 5:06 h

Editorial Editorial

El Congreso que queremos15 Abr 2021 | 5:03 h

Editorial Editorial

Ecuador con Lasso14 Abr 2021 | 10:04 h

El ocaso de los restaurantes

Los gremios solicitan más aforo y la exoneración del IGV, por un período que les permita la recuperación del sector.

Los restaurantes peruanos, que fueron nuestra carta de presentación ante el mundo y que recuperaron nuestras maravillas gastronómicas para el disfrute colectivo, siguen cerrando sin que se adopten medidas destinadas a darles soporte, pese a que están siendo directamente afectados por la pandemia, que ya dura un año.

Es indudable que la crisis ha afectado a los sectores productivos, pero no por igual. Solo basta ver, además de los restaurantes, los eventos culturales o deportivos, los cines y teatros, casinos, entre otros.

Los peruanos de todas las clases sociales apoyamos el “boom” gastronómico peruano. Desde un pollo a la brasa hasta un gran almuerzo dominical en restaurantes de 5 estrellas, la familia peruana promedio había hecho que el comer fuera un hábito generalizado.

La pandemia nos envió a nuestros hogares y pese a que luego de algunos meses se promovió el “delivery”, este no ha sido suficiente freno para las pérdidas millonarias que han soportado los restaurantes.

La cuarentena total para Semana Santa ordenada por el Ejecutivo lanzó por tierra los últimos planes de reactivación de los restaurantes en medio de la crisis en la que se debaten. El vocero autorizado de la Unión de Gremios y Asociaciones de Restaurantes del Perú, José Luis Silva Martinot, ha dado cifras alarmantes sobre el sector. Alrededor de 100 mil restaurantes han tenido que cerrar y eso ha representado la pérdida de 1 millón 500 mil puestos de trabajo. La cuarentena de Semana Santa provocará pérdidas que se calculan en 150 millones de soles y este verano 5 mil cevicherías dejaron de funcionar.

¿Qué piden los empresarios del sector? Más aforo y la exoneración del IGV hasta por 24 meses. Actualmente, el aforo es del 30%. Habría que revisar el caso colombiano, donde se ha dado la exoneración tributaria, y que desde el Estado se formule una propuesta de ayuda que busque favorecer más a los pequeños negocios, asfixiados por deudas con proveedores, trabajadores, alquileres e impuestos.

Reconocemos los tiempos difíciles, pero la apuesta por la gastronomía peruana no es solo un negocio de privados, sino un compromiso de todos. Mucha de nuestra tradición culinaria está vinculada a la promoción turística de las regiones y a la participación de los productores agrarios, que han recuperado y mejorado la calidad de muchos productos nativos y/o orgánicos.