Sofía Chacaltana

Sofía Chacaltana

Rimaq warmi
Doctora en Antropología con especialidad en Arqueología por la Universidad de Illinois, Chicago. Profesora investigadora del Dpto.de Humanidades de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Se enfoca en estudiar los procesos de colonización llevados a cabo tanto por las sociedades prehispánicas como por la hispana en épocas tempranas.

Más columnas

Sofía Chacaltana

Bicentenario: los otros limeños y limeñas 15 Jun 2021 | 5:09 h

Sofía Chacaltana

Las niñas que nunca pudieron estudiar01 Jun 2021 | 6:09 h

Sofía Chacaltana

Las mujeres detrás de las “damas”18 May 2021 | 6:39 h

Sofía Chacaltana

Luna, sol y brujas del Perú antiguo 04 May 2021 | 4:28 h

Desigualdades hídricas de la ciudad de Lima

“El acceso al agua potable es un derecho humano universal, no un privilegio individual o de clase. El Estado, en vez de garantizar su uso, permite la contaminación...”.

Las actuales ciudades de Lima y el Callao se asientan sobre una cuenca que obtiene sus aguas de los ríos Chillón, Rímac y Lurín. Esta agua inicia su recorrido del deshielo de los nevados y lagunas que se ubican por sobre los 5,000 msnm. Discurre hacia los valles ingresando a los caudales de los ríos y al subsuelo, luego emerge por los humedales de Villa y el Callao, donde se encuentra con el Océano Pacífico, creando ecosistemas costeros que fueron y son vitales para la diversidad de la fauna y flora, pero que son poco valorados por limeños y chalacos, así como por nuestros gobiernos actuales.

Los antiguos pobladores del territorio donde se asienta la ciudad de Lima, como la cultura Lima y los posteriores Ichma, entendieron que en este recorrido el agua puede transformarse en huaico y destruir lo que encuentra a su paso. También se transforma en llapana (lodo) cuando se rebalsa de los ríos y canales, y se convierte en tierra fértil. Pero también puede transportarse por canales e irrigar y fecundar la tierra. Por ello, este recorrido del agua desde los Andes hasta los campos de cultivo estuvo cargado de respeto y simbolismo.

Los pobladores de Lima antigua también entendieron que el agua no es abundante, sino escasa. Y que para su gestión y administración se requiere de conocimiento, negociaciones, tecnología y, sobre todo, organización y trabajo comunitario. Gracias a ello, construyeron una impresionante red de canales que tuvo una compleja gestión, expresado en el milenario canal de Surco, noble sobreviviente del crecimiento urbano y que aún lleva aguas desde Ate hasta el distrito de Chorrillos.

Hoy en Lima Metropolitana viven 11 millones de habitantes. El agua de la cuenca está disminuyendo de volumen y calidad por efectos del cambio climático y actividades industriales que la contaminan. Debido a sus escasez y poca valoración, cada vez es más difícil administrarla y repartirla a los pobladores de una ciudad que sigue creciendo. Mientras los pobladores de algunos distritos de la ciudad tienen abundante agua y la desperdician, otros sectores no tienen acceso al agua potable, por lo cual es necesario adquirirla a un costo mucho más elevado. Esta inequidad hídrica va en aumento y causa desigualdades estructurales.

El acceso al agua potable es un derecho humano universal, no un privilegio individual o de clase. El Estado, en vez de garantizar su uso, permite la contaminación del agua y su distribución discriminante, abriendo aún más la brecha de desigualdades hídricas en nuestras poblaciones. Si tenemos acceso al agua en nuestro hogar, pensemos en la cantidad de decisiones que se han tomado para que llegue desde el nevado o laguna hasta nuestras casas, en vez de la casa de nuestros vecinos.