Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

Se acabó la danza17 Abr 2021 | 6:05 h

Editorial Editorial

Las vacunas chinas16 Abr 2021 | 5:06 h

Editorial Editorial

El Congreso que queremos15 Abr 2021 | 5:03 h

Editorial Editorial

Ecuador con Lasso14 Abr 2021 | 10:04 h

Semana Santa en cuarentena

Con pocas vacunas y muchos más contagios, es obligatorio que no bajemos la guardia en estas fechas.

Con un total de 207.096 mil vacunados con la segunda dosis, podemos decir que menos del 1% de la población ya estaría protegida de llegar a la UCI o morir por coronavirus. Evidentemente, el ritmo de la vacunación lo impone la llegada de las vacunas, que no es todo lo rápida y todo lo constante que debería ser; sin embargo, hay compromisos del Gobierno que establecen que, en mayo, o a más tardar junio, el íntegro de la población de adultos mayores, es decir, unos 4 millones 150 mil personas mayores de 60 años, ya estará vacunada.

Con la amenaza de la tercera ola en ciernes, y el ejemplo de Chile, país que ha logrado vacunar con la primera dosis a unas 5 millones de personas, pero que está atravesando una agudización de los contagios hasta alcanzar el último sábado 7.084 nuevos casos de infectados, en Perú no podemos bajar la guardia en esta Semana Santa.

Las vacunas llegan literalmente a cuentagotas y estamos muy lejos de alcanzar la cifra del 80% de la población total vacunada, que nos garantizaría la inmunidad de rebaño, con lo que se podría detener la espiral de contagios y, con ello, el colapso permanente en el que vive el sector Salud por la escasez de camas y oxígeno.

Chile, para seguir con el ejemplo del vecino país, ha ofrecido tener el próximo junio al 80% de su población ya vacunada. Sin embargo, sus picos de contagio y la gravedad que muestran las cifras son atribuidas a medidas que fueron adoptadas por el Gobierno y que provocaron una gran movilidad de chilenos, como el permiso de vacaciones o la apertura de los cines y gimnasios, que ya han sido nuevamente cerrados. Ahora, gran parte del sureño país ha sido nuevamente declarado en confinamiento.

Dicho todo esto, no podemos dejar de mencionar algunas de las intervenciones de candidatos que insisten con la apertura de las actividades, pese al recrudecimiento de los contagios.

Es el caso de la candidata del fujimorismo, quien reclama que se elimine la cuarentena para la Semana Santa, apelando a la fe religiosa de los peruanos. Este es un pedido que ni la propia Iglesia católica ha formulado, ante el agravamiento de los contagios, que se traducen en pérdidas humanas, como la de monseñor Bambarén y otros sacerdotes y laicos que han sido alcanzados por la pandemia. Sería útil que la candidata fujimorista escuche más al papa Francisco y menos a su ambición política. Él es, sin duda, mejor consejero.