Sonaly Tuesta

Sonaly Tuesta

La costumbre

Más columnas

Sonaly Tuesta

Somos memoria01 May 2021 | 5:47 h

Sonaly Tuesta

La arcilla hecha refri24 Abr 2021 | 5:43 h

Sonaly Tuesta

El abrazo a la madre agua17 Abr 2021 | 6:06 h

Sonaly Tuesta

Mi Perú10 Abr 2021 | 5:17 h

Estela Casanto Mauricio

“Denunció el ataque a territorio asháninka... hacer respetar su derecho y el de su pueblo le ha costado la vida”.

Ante un escenario desamparador, el gran debate se traduce en un sin sentido de afirmaciones, confesiones, ataques que anulan cualquier perspectiva de racionalidad y compromiso. Mientras la emergencia sanitaria nos sigue golpeando, quienes están lejos, enfrentando sus propias amenazas y luchas, reclamando sus derechos, terminan muriendo y, lamentablemente, solo son parte de una estadística que al escribir recordamos y repetimos.

Estela Casanto Mauricio, lideresa de la comunidad nativa shankivironi (Valle del Perené, Junín) ha sido asesinada. La lideresa asháninka siempre se mantuvo firme ante el acecho y las amenazas (incrementadas con la pandemia) de los traficantes de tierra. Denunció el ataque a territorio asháninka y, como sucede siempre, hacer respetar su derecho y el de su pueblo le ha costado la vida. Tanta indiferencia duele. No es la primera vez y tampoco será la última. Y eso duele más. Desde el poder tienen que darse medidas y contundentes para frenar a estos traficantes, a los taladores ilegales, a los narcotraficantes, etc. Las prioridades no pueden desvanecerse olvidando realidades álgidas y concretas.

A través de mi cuenta de Facebook supe que muchos pensamos lo mismo:

Mauge: “¡¡¡El Perú es uno, no solo Lima!!! ¡¡¡Nuestra selva merece atención y protección!!!”.

Solange: “Con tanta corrupción, los pedidos de los defensores de la naturaleza caen en saco roto”.

Marice: “¡Qué lamentable! Vivimos en un país tan mal administrado, tan humillado, tan maltratado por politiqueros, que solamente velan por intereses propios y no les interesa el medio con tal de llenar sus arcas personales”.

Ovidio: “¡¡¡Ojalá y algún día las cosas cambien en nuestro país!!! No puede ser que la vida ya no valga nada, y más aún de una persona que solo luchaba por defender un bien común... muy lamentable lo que pasa en nuestro Perú”.

Soledad: “Y me seguiré preguntando, ¿quiénes asesinan a gente que solo quiere proteger la vida de todos?”.