Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

Se acabó la danza17 Abr 2021 | 6:05 h

Editorial Editorial

Las vacunas chinas16 Abr 2021 | 5:06 h

Editorial Editorial

El Congreso que queremos15 Abr 2021 | 5:03 h

Editorial Editorial

Ecuador con Lasso14 Abr 2021 | 10:04 h

Ecos de la encuesta IEP

Después de 15 años de postulaciones, sería la primera vez que Keiko Fujimori no pase a segunda vuelta.

Las múltiples miradas que provoca la encuesta del IEP nos llevan en esta ocasión a observar el giro que, al parecer, mostrará esta elección del 11 de abril.

En 2011 y 2016 hemos tenido a Keiko Fujimori presente en la segunda vuelta, lo que unificaba a la oposición en torno a una candidatura que era tildada como el mal menor, y que lograba el triunfo. Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski se enfrentaron, ambos, a Keiko y le ganaron.

En esta ocasión, la figura de Keiko no parece tener la fuerza para concentrar alrededor suyo a una derecha que cedía en derechos políticos para gozar de libertades económicas. Incluso, la candidata del fujimorismo ha apelado a la imagen paterna para que la acerque a las bases originales de su movimiento político, así como a la inclusión de figuras que la vinculan al pasado. La receta no parece haber dado resultados, hasta el momento.

Es más, la derecha que sigue aspirando a mantener el modelo y garantizar que se mantenga la Constitución de 1993, en especial el capítulo económico, parece diluirse en varias candidaturas que le ofrecen lo mismo, sin todas las aristas controversiales de Keiko Fujimori que, además, está rompiendo el compromiso planteado por ella misma en el 2016, cuando señaló que en el 2021 no habría ningún Fujimori postulando a la presidencia.

La encuesta del IEP nos lleva a un terreno aún más explícito al mostrar que, en ningún caso, ella lograría imponerse en segunda vuelta. Es decir, su candidatura no supera el dígito, pierde ostensiblemente bases que van acercándose ideológicamente a otras candidaturas que le ofrecen prácticamente lo mismo: populismo de derecha y, además, su discurso de mano dura no parece haber provocado adhesiones mayores.

Si la tendencia de marzo se mantiene, Keiko Fujimori no sería parte de la lista corta de contendores de la segunda vuelta luego de tres quinquenios de postulaciones.

¿Es el ocaso del fujimorismo? ¿Se trata de una renovación en búsqueda de nuevos cuadros más representativos? ¿Esta es la última oportunidad para Keiko Fujimori? Parece que la respuesta es todas las anteriores. El fujimorismo sin Fujimori, una vieja aspiración de un sector de la derecha peruana, parece que no logrará plasmar su sueño el 2021.