Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

Muchos perdedores, pequeños vencedores12 Abr 2021 | 14:17 h

Columnista invitado

El gas de Camisea y el desarrollo del sur09 Abr 2021 | 5:15 h

Columnista invitado

OPINIÓN: El gobierno de los “privados” y las elecciones08 Abr 2021 | 21:36 h

Columnista invitado

Política de barra brava08 Abr 2021 | 21:05 h

La madre del blues

“Boseman canaliza sus textos elevándolos a niveles shakespeareanos a la manera de un joven Laurence Olivier”.

Por: Sandro Mairata | @CINENSAYOLat

Este es el momento ideal para disfrutar La madre del blues, una cinta que no recibiera la atención debida cuando debutó en Netflix a fines de 2020 y que hoy cobra relevancia por el Globo de Oro póstumo a Chadwick Boseman como mejor actor. ¿Merecido? Totalmente.

Estamos en Chicago, años 30. Ma Rainey (Viola Davis) es una cantante pionera del blues; mucho ayuda su extravagante despliegue escénico heredero del vodevil francés y su presencia imponente. Su poderosa voz es materia aparte. Ma Rainey es también una diva.

Sus cuatro músicos asisten a una sesión de estudio, uno de ellos es el trompetista Levee Green (Boseman), impetuoso, imprudente y ambicioso.

La verborragia de Levee será tolerada con paciencia de lobos viejos por el resto de músicos pero no por Ma Rainey, quien la tiene más clara: ella es la jefa, la estrella, la dueña del circo. Más dueña aún que el dúo de productores blancos a quienes sacará de quicio solo porque puede hacerlo.

Basada en la obra teatral de August Wilson, La madre del blues es mala traducción de Ma Rainey’s Black Bottom (“el trasero negro de Ma Rainey”), pero que le hace justicia a la verdadera Ma Rainey, considerada en efecto como “La Madre del Blues”.

Viola Davis impone autoridad. Queremos ahorcar a Ma Rainey cuando después de horas de idas y vueltas, se niega a cantar si no le traen una Coca-Cola. Pero tiene sentido. En este punto el personaje ha ganado respeto, que es precisamente lo que ella busca de parte de los ejecutivos musicales que explotarán su arte y la botarán como diario viejo cuando tengan los bolsillos llenos.

Boseman canaliza sus textos elevándolos a niveles shakespeareanos a la manera de un joven Laurence Olivier. Un monólogo sobre el origen de su actitud ante la vida decanta en una exploración de la tragedia del hombre negro en Estados Unidos. Unos arreglos nuevos a un viejo tema de Ma Rainey generan una ponderación sobre el alcance de los sueños.

El director George C. Wolfe luce su conocimiento de las tablas y brinda espacios para que el drama se revele en oralidades e interacciones cercanas. La claustrofobia se combate con impresionantes tomas de un Chicago añejo y elegante (la cinta se desarrolla solo en tres ambientes). Los tonos café de la fotografía de Tobias A. Schliessler le imprimen una digna serenidad a escenarios, vestuarios y a la atmósfera de la historia.

Chadwick Boseman murió joven a causa de un cáncer feroz y lo dio todo en su último filme. Qué gran manera de quedarse para siempre entre nosotros.

Por siempre. Boseman dejó en esta cinta su mejor rol. Foto: difusión

Ficha

  • Título: La madre del blues (Ma Rainey’s Black Bottom)
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2020
  • Director: George C. Wolfe
  • Protagonistas: Chadwick Boseman, Viola Davis
  • Disponible en: Netflix
  • Calificación: 4.5/5