Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

Vamos a votar11 Abr 2021 | 5:01 h

Editorial Editorial

Encuestas prohibidas10 Abr 2021 | 3:25 h

Editorial Editorial

La justicia exprés09 Abr 2021 | 5:59 h

Editorial Editorial

Está probado que...08 Abr 2021 | 5:47 h

La urgencia de abrir

Desde el lunes 1° se reabren los centros comerciales, restaurantes, salones de belleza, entre otros. Es una luz de esperanza.

La decisión del Gobierno de permitir la apertura de centros comerciales, conglomerados, restaurantes, entre otros establecimientos, con aforos reducidos, desde el 1° de marzo, es una luz de esperanza para las ya golpeadas empresas, así como para su fuerza laboral.

Aunque cocinar y atender en mesa desde el lunes es un alivio para los restaurantes, el gremio que los representa considera que el 30% de aforo es insuficiente. En la práctica, se reduce a menos del 10%, dado que la mayor parte del negocio está en la cena y la atención de los domingos.

Pese a ello, el estimado del Ministerio de la Producción es que desde este lunes se recuperen 125.000 empleos en esta actividad.

Los empresarios del emporio comercial de Gamarra, el más grande del país, saludan el reinicio de actividades. Sin embargo, hacen notar su malestar sustentado en el bajo aforo permitido –20%–, la masiva importación de ropa asiática y la elevada informalidad. Los industriales demandan que se apliquen salvaguardas. El Gobierno se las negó.

Los dirigentes de Gamarra estiman que con el nuevo aforo unas 80 mil personas, de 150 mil en total, iniciarán sus labores, el resto seguirán desempleados.

Los gestores de los grandes centros comerciales –con 20% de aforo– saludaron que se les permita el reinicio de sus negocios, pero creen que la reactivación no será total y desde la asociación que los acoge sostienen que las ventas seguirán en descenso debido al bajo poder adquisitivo de la gente. Estiman que los 180.000 empleos que genera este rubro no se recuperarán del todo durante el reinicio de sus operaciones.

Antes del confinamiento, los salones de belleza daban empleo a 150 mil personas, con la primera cuarentena se redujo a 120.000 y con el cierre de febrero, el número de desempleados creció. El gremio de este sector empresarial hace cálculos y estima que desde el lunes, 84 mil estilistas volverán con sus tijeras.

La prioridad siempre será la salud y la vida, pero de la mano con la economía. Deben ir juntas en este nuevo tramo de la pandemia. Y las autoridades lo deben tener muy en cuenta.