Augusto Álvarez Rodrich.

Augusto Álvarez Rodrich.

Claro y directo

Más columnas

Augusto Álvarez Rodrich.

Elegir entre el COVID-19 y el dengue13 Abr 2021 | 3:43 h

Augusto Álvarez Rodrich.

Qué nos dice el triunfo de Pedro Castillo12 Abr 2021 | 7:47 h

Augusto Álvarez Rodrich.

La fábrica de crear problemas11 Abr 2021 | 3:57 h

Augusto Álvarez Rodrich.

López Aliaga y Castillo: la misma vaina10 Abr 2021 | 4:18 h

Sopa criolla de Wuhan con chalaquita

La pandemia no ha liquidado al capitalismo, pero...

La predicción más frecuente al inicio de la pandemia es que el capitalismo sería una de sus víctimas, pero un año después sigue vivo, aunque va a requerir cierto reajuste para poder perdurar.

Ese pronóstico abundó entre filósofos, pero, sobre todo, entre los amantes del wishful thinking, es decir, del pensamiento ilusorio que prefiere el deseo a la realidad y que goza imaginando lo que pretende eludiendo a la evidencia.

El filósofo ‘pop’ Slavoj Žižek dijo en febrero 2020 que “el coronavirus es un golpe al sistema capitalista global al estilo de Kill Bill y podría conducir a la reinvención del comunismo”, concluyendo que “la elección sería entre barbarie o un comunismo reinventado”.

Al esloveno le respondió el filósofo surcoerano Byung-Chul Han: “Žižek se equivoca, China podrá vender ahora su estado policial digital como modelo de éxito contra la pandemia y exhibirá la superioridad de su sistema con más orgullo. Y, tras la pandemia, el capitalismo continuará aún con más pujanza. El virus no vencerá al capitalismo”.

Algunos textos del debate se recogieron en el entretenido libro ‘Sopa de Wuhan’. El artista chino disidente del gobierno de su país, Ai Weiwei, afirmó en abril que “el capitalismo ha llegado a su fin, no puede continuar desarrollándose moral y éticamente”; Noam Chomsky fue más cauto y previó que “estamos ante otro fallo masivo y colosal de la versión neoliberal del capitalismo; si no aprendemos eso, la próxima vez que pase algo parecido va a ser peor”; y Yuval Noah Harari señaló que “ante la crisis el mundo podría optar por la solidaridad y la cooperación global, lo que produciría un orden más unificado y armonioso, o abordarla mediante el aislamiento y la competencia nacionalistas que generaría un mundo más fragmentado y hostil”.

Henry Kissinger previó en abril 2020 que, “cuando termine la pandemia, se percibirá que fallaron las instituciones de muchos países; el mundo no será el mismo después del covid-19”.

Un año después, el covid-19 sigue vivo y no ha liquidado al capitalismo, como previeron muchos entusiastas del pensamiento peruano, con mucho wishful thinking, pero sí es evidente, por la gran desigualdad destapada, que, si quiere perdurar, tiene que cambiar, pensando mucho más en la gente.

Newsletter Augusto Álvarez Rodrich en LR

Suscríbete aquí al boletín de Augusto Álvarez Rodrich en La República y recibe en tu correo electrónico, todos los viernes, las ediciones de su programa “Claro y directo” y su columna diaria.