Editorial Editorial

Editorial

La República

Más del columnista

Editorial Editorial

Matices electorales01 Mar 2021 | 5:32 h

Editorial Editorial

La espada de Damocles electoral28 Feb 2021 | 4:53 h

Editorial Editorial

La urgencia de abrir27 Feb 2021 | 5:19 h

Editorial Editorial

Machu Picchu vuelve a latir26 Feb 2021 | 5:39 h

No me esperen en abril

No vacunar a los miembros de mesa para las elecciones del 11 de abril es un error que puede tener graves consecuencias.

El ministro de Salud, Óscar Ugarte, ha anunciado que los miembros de mesa seleccionados para dirigir el proceso electoral este 11 de abril no serán vacunados, sino que se procederá a establecer un protocolo electoral que garantizará que no se produzcan contagios de Covid-19.

Hasta hace pocos días, uno de los atractivos principales de ser miembro de mesa, además de los 120 soles de estipendio, era la vacunación garantizada. Las 12 horas en un recinto cerrado en contacto con cientos de personas, y ahora sin vacuna, pueden debilitar la conciencia ciudadana de cualquiera.

Hace mal el gobierno en cambiar las reglas de juego cuando ya estamos en la marcha regresiva hacia el 11 de abril. El riesgo es muy alto y la decisión de las personas elegidas puede verse afectada y recién expresarse el mismo día de las elecciones, cuando decidan pagar su multa y no acudir al centro de votación.

Haría bien el ministro de Salud en rectificar sus anuncios, porque cualquier alteración al proceso electoral debe ser analizada con serenidad. El gobierno de transición está a cargo de llevar adelante las elecciones en el clima de mayor normalidad que sea posible, en medio de la crisis provocada por la pandemia. Las reglas de juego establecidas de antemano no pueden modificarse sin que se asuma la responsabilidad del fracaso del proceso.

El ministro ha señalado también que hacia julio de este año se habrá vacunado a 20 millones de peruanos para alcanzar la inmunidad de rebaño que detenga la muerte de más personas afectadas por el Covid-19 y se elimine el riesgo del agravamiento producto de la enfermedad.

Nos parecen sumamente alentadoras las cifras planteadas, pero consideramos que no incluir a los 518 mil miembros de mesa entre los potenciales beneficiarios de las vacunas, en las fechas previas a las elecciones, puede ser un error muy grave, que redundará directamente en la credibilidad y la responsabilidad del gobierno de transición. Aún es tiempo de rectificarse en aras de una elección transparente que además garantice la lucha contra la pandemia.