Editorial Editorial

Editorial

La República

Más del columnista

Editorial Editorial

La urgencia de abrir27 Feb 2021 | 5:19 h

Editorial Editorial

Machu Picchu vuelve a latir26 Feb 2021 | 5:39 h

Editorial Editorial

La caída de dos heroínas25 Feb 2021 | 4:48 h

Editorial Editorial

Estrategias ante la pandemia24 Feb 2021 | 5:28 h

Con la bandera de la verdad

La Unidad de Investigación de La República cumple 31 años.

Uno de los pilares sobre los que se asienta la credibilidad de nuestro diario es la Unidad de Investigación. Fuente permanente de información certera y de profundidad, está cumpliendo 31 años y sigue manteniendo firmes las banderas que enarboló desde el primer día de su creación.

Fundada por Gustavo Mohme Llona, la unidad despliega su trabajo en libertad y bajo el compromiso con la verdad que heredó de manos de su fundador.

Gustavo Mohme fue entusiasta promotor de la Unidad de Investigación, que tuvo a Ángel Páez desde su fundación como responsable y conductor, y a Edmundo Cruz como uno de sus principales investigadores. Ambos periodistas han merecido por su trabajo, junto con el equipo de la UI, premios internacionales y nacionales que les ha valido el reconocimiento dentro y fuera del país.

El gobierno fujimorista y la sombra del asesor Montesinos eran una veta inexplorada por otros medios. Hubo honrosas excepciones, pero en su mayoría preferían ponerse de perfil ante las evidencias de una red criminal que iba socavando la institucionalidad y, al mismo tiempo, beneficiándose con el dinero de las arcas del Estado.

Surgen entonces las investigaciones producidas por La República. Las compras sobrevaluadas de material de guerra, las violaciones de derechos humanos, los crímenes de los servicios de inteligencia. La UI se erige así en protagonista de la lucha anticorrupción y saca a la luz el rostro oscuro de la dictadura fujimorista.

Los 90 fueron años muy difíciles para el periodismo independiente. Grandes campañas de difamación, propaganda dedicada a atacar a los hombres de prensa que dirigían estas investigaciones. Nada pudo frenar el destape de los grandes secretos del régimen dictatorial.

Con la caída del fujimorismo y la desarticulación de la red mafiosa, la labor del equipo de la Unidad de Investigación no cesó. Por el contrario, se mantuvo firme y se abrió al periodismo digital, sin descuidar su esencia investigativa, destapando y poniéndoles reflectores a los hechos que el poder político o económico trataban de ocultar.

Con el uso de las nuevas tecnologías, la Unidad de Investigación de La República ha ampliado sus herramientas para seguir informando, como el primer día, en busca de la verdad. En tiempos de fake news, posverdad y desinformación, solo el compromiso del periodismo serio e independiente podrá garantizarnos la calidad de la información en temas de interés público. Larga vida a la Unidad de Investigación.