Editorial Editorial

Editorial

La República

Más del columnista

Editorial Editorial

Matices electorales01 Mar 2021 | 5:32 h

Editorial Editorial

La espada de Damocles electoral28 Feb 2021 | 4:53 h

Editorial Editorial

La urgencia de abrir27 Feb 2021 | 5:19 h

Editorial Editorial

Machu Picchu vuelve a latir26 Feb 2021 | 5:39 h

Inmunidad a medias

Casos emblemáticos, como el del congresista Edgar Alarcón, siembran dudas sobre decisión adoptada por el Congreso.

La ciudadanía tiene la percepción de que la inmunidad es sinónimo de impunidad para los congresistas peruanos. No es para menos. Hemos acuñado la feliz frase de otorongo no come otorongo y miramos perplejos que, pese a todo, congresistas como Edgar Alarcón siguen sobreviviendo al amparo de la complacencia de sus colegas, que alargan los procesos, ponen el file al fondo de la pila de expedientes o simplemente no asisten para no hacer quorum.

Por eso, el simple hecho de haber logrado que esa compadrería no impida que los procesos penales sigan el trayecto normal que se aplica a un ciudadano de a pie es una buena noticia. Pero falta más.

La Corte Suprema será en la práctica ahora la subcomisión de acusaciones constitucionales para delitos comunes cometidos por congresistas. Es un avance, porque se trata de una reforma política aprobada por un referéndum. Queda, sin embargo, el largo camino de lograr que el Poder Judicial, y en especial la Corte Suprema, sea inmune al ejercicio abusivo del poder político.

Y que no se presuma que la vigilancia ciudadana va a ceder con esta decisión parlamentaria. Es necesario que se aborde en forma integral una reforma política que modernice una institución que no puede ser usada para escabullirse de la justicia.

Dicho esto, hay algunos temas que vale la pena aclarar y establecer. Si el delito del congresista se cometió antes de asumir el cargo, el juez ordinario tiene competencia. Si se trata de un delito común durante su período congresal, es competencia de la Corte Suprema. Si es un delito de función, procede el antejuicio.

Como cuando se toman medicinas o se firman contratos, hay que poner atención especialmente a la letra chica. Por esta razón es fundamental la vigilancia a cómo se reglamente la decisión adoptada el jueves por el Congreso.

La impunidad es tan perjudicial a la democracia como la corrupción. Los medios de comunicación y las organizaciones civiles debemos mantenernos alerta y garantizarle a la ciudadanía instituciones transparentes y modernas. Y exigir que la justicia sea igual para todos, en especial cuando se trate de un congresista.