Editorial Editorial

Editorial

La República

Más del columnista

Editorial Editorial

Matices electorales01 Mar 2021 | 5:32 h

Editorial Editorial

La espada de Damocles electoral28 Feb 2021 | 4:53 h

Editorial Editorial

La urgencia de abrir27 Feb 2021 | 5:19 h

Editorial Editorial

Machu Picchu vuelve a latir26 Feb 2021 | 5:39 h

Esperado reencuentro

Las nuevas medidas migratorias de Biden permitirán que casi mil niños vuelvan a reunirse con sus padres.

El presidente Biden corregirá, mediante tres órdenes ejecutivas, una de las políticas más inhumanas en materia de migración de la que se tenga referencia, aplicada por su antecesor, el expresidente Donald Trump. La primera de ellas está destinada a solucionar el problema de los niños migrantes, quienes se podrán reunir con sus padres luego de haber sido separados por la fuerza, en el programa que se denominó Tolerancia Cero.

Se habla de unos mil niños, aunque las cifras oficiales establecen que se trata de 628 menores, 333 de ellos tienen a sus padres en Estados Unidos y 295, en sus países de origen. Para lograr este reencuentro, se ha convocado a una comisión que cumpla con la difícil tarea de ubicar a los padres. La mayoría de estos niños son de origen centroamericano.

Durante el gobierno de Donald Trump se armaron otros programas para frenar la migración. Uno de ellos tenía el agraviante nombre de “Quédense en México” y ya ha sido suspendido. El restablecimiento del sistema de asilo y el fin de las penalizaciones para los migrantes que apliquen a los beneficios públicos ponen a Biden en el camino de retomar a su cauce la tradición norteamericana que siempre promovió la imagen de EE. UU. como tierra de oportunidad.

A pocas horas de su toma de mando, el mandatario norteamericano ordenó el cese de la construcción del muro entre Estados Unidos y México. Ahora avanza en el proceso de naturalización de 9 millones de migrantes, que son considerados aptos para lograrlo.

La política migratoria de Trump obligaba a los aspirantes de origen latino a esperar en territorio mexicano. Miles de centroamericanos marcharon en caravanas hacia las fronteras mexicano-norteamericanas, acosados por las pandillas criminales −como los Mara Salvatrucha−. El origen musulmán de los solicitantes de naturalización en los Estados Unidos tampoco será ahora una limitación.

El derecho de asilo es una tradición de las viejas democracias. México y Uruguay, por ejemplo, gozan de esta fama en esta parte del continente. Ahora, con Biden al frente de Estados Unidos de Norteamérica, una nueva esperanza se abre para quienes aspiran a construir su vida en otro destino.