Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador

Más del columnista

Mirko Lauer

Un año en rojo01 Mar 2021 | 5:29 h

Mirko Lauer

Pandemia28 Feb 2021 | 2:59 h

Mirko Lauer

El tractor de Alberto27 Feb 2021 | 3:36 h

Mirko Lauer

¿Es necesario este debate?26 Feb 2021 | 12:00 h

Aterrizando una expectativa

Países desarrollados y mosca de la Unión Europea están descubriendo que su acceso a suficiente vacuna podría estar en peligro.

Si todo va en orden, la vacuna china debe estar aterrizando en Lima dentro de 10 días. Notoria demora en la carrera, pero bienvenido momento de alivio. Una nota de La Tercera, de Santiago, cuenta que su equipo nacional de negociación tuvo un primer encuentro reservado con Sinopharm en Abu Dabi, el 24 de agosto pasado.

No somos los únicos rezagados en la carrera. Colombia está en una situación igual. El presidente Iván Duque ha anunciado el inicio de las vacunaciones para el 20 de febrero. Es decir, esta vacuna demoró, y la ciudadanía quiere saber por qué. Una explicación bufa, que a la postre resultó falsa, fue que algunos de los negociadores no sabían inglés.

La Silla Vacía, un medio digital, da una hipótesis en cuatro motivos para la demora colombiana: la búsqueda del menor riesgo, la falta de laboratorios para producir la vacuna en Colombia (otros países de AL tienen), se intentó “negociar fuerte” con las farmacéuticas, las decisiones no siempre se tomaron rápido.

¿Es la velocidad en llegar a la vacuna una buena medida de la eficiencia de un Estado latinoamericano? Quizás. Pero la ventaja de los países que ya tenían laboratorios en condiciones de fabricar vacunas (Argentina, México, Brasil) no ha sido estatal sino una ventaja privada capaz de ayudar al Estado. En Brasil la ideología oficial liquidó esa ventaja.

En el caso peruano los factores de la demora han sido: distracción del Estado y desacuerdo interno respecto de sus estrategias; estulticia y temores de la burocracia. Probablemente con la distracción vino la indecisión, y con los temores vino la paralización. En agosto el Estado también pensaba que el coronavirus ya iba a desaparecer.

Países desarrollados y mosca de la Unión Europea están descubriendo que su acceso a suficiente vacuna podría estar en peligro. Podría precipitar algo como lo que Augusto Álvarez llama la 3ª Guerra Mundial por la vacuna. Como en las dos guerras anteriores, los Estados de AL no están en condiciones de participar en ese juego.

Por último, sabemos que la llegada de la vacuna a suelo nacional no es sino una parte de la historia. Ahora vienen los problemas de la distribución. Aprendamos de los países más despabilados.