La República

La República

La República

Escazú listo para entrar en vigor

“Nuestros países contarán con estándares regionales, se impulsarán las capacidades nacionales mediante la cooperación sur-sur y se generarán instrumentos para formular políticas ambientales idóneas y mejores toma de decisiones”.

Por: Víctor Hugo Morales(*)

Este 22 de enero, el gobierno de México depositará el instrumento de ratificación del Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, convirtiéndose en el undécimo país que concluye el trámite ante la ONU, y lo realizará de manera conjunta con el gobierno argentino.

Tres años después de su histórica adopción, el llamado Acuerdo de Escazú entrará en vigor, para las 12 naciones depositantes, el 22 de abril, una vez transcurridos 90 días del depósito de México y Argentina, que coincidirá con la celebración del Día Internacional de la Madre Tierra.

Esta es una buena noticia para América Latina si se considera que con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, los países que integran a las Naciones Unidas apostaron por una mayor sostenibilidad, dignidad y prosperidad para todos los seres humanos y el planeta mismo.

Con el acuerdo, nuestros países contarán con estándares regionales, se impulsarán las capacidades nacionales mediante la cooperación sur-sur y se generarán instrumentos para formular políticas ambientales idóneas y mejores toma de decisiones; más aún, como objetivo central, se protegerán los derechos de todas las personas a un medio ambiente sano y al desarrollo sostenible.

En una región en la que la desigualdad y el conflicto social se ha expandido, el Acuerdo de Escazú tiene la virtud de ser un instrumento que contribuye a la prevención de conflictos, a una toma de decisiones mejor informada, con una participación inclusiva y no discriminatoria, lo que favorece la gobernabilidad.

Los 12 países depositantes demuestran así que, por encima de los intereses particulares, debe anteponerse un futuro sustentable, un desarrollo inclusivo y una mejor convivencia en asuntos ambientales.

(*)Embajador de México