Humberto Campodónico

Humberto Campodónico

Cristal de mira

Más del columnista

Humberto Campodónico

Cambio de paradigma y contrato social24 Feb 2021 | 11:52 h

Humberto Campodónico

“Pasito a pasito” y “paso ligero”17 Feb 2021 | 5:02 h

Humberto Campodónico

Vacunas, pandemia y ¿crisis fiscal?10 Feb 2021 | 3:56 h

Humberto Campodónico

Libre mercado sube precio del GLP03 Feb 2021 | 17:37 h

Espaldas financieras, ¿para qué?

“¿Para qué, entonces, están las espaldas financieras? ¿Para no usarlas con los trabajadores de salud ni con el bono reactivador, entre otras prioridades? ¿Solo para usarlas con quien les conviene?”.

Sorprende la huelga general de la Federación Médica en plena pandemia: reivindica el Bono COVID (no se paga desde octubre) y que se cumplan los acuerdos firmados el 2017 para aumentos progresivos de las remuneraciones. Importante: la huelga es escalonada y no se deja de atender a los pacientes.

En concreto, ha dicho la ministra Mazzetti (1) que se les debe el tercer tramo desde el 2019 y el cuarto tramo, desde el 2020. Cada uno cuesta S/ 1,200 millones y no se otorgan porque “no se puede garantizar la sostenibilidad en el tiempo de esos aumentos”. Manda la restricción fiscal que impone el MEF.

Dos varas y dos medidas, como siempre. Por ejemplo, la devolución del IGV a los exportadores, sobre todo del sector minero, ha sido 2.5% del PBI en años anteriores: US$ 5,000 millones anuales. ¿Se les dijo que eso era insostenible y que, por ejemplo, se podría recalendarizar esos pagos en un periodo de tiempo mayor para no afectar la Caja Fiscal?

Pues no. ¿Por qué? Porque los contratos-ley se tienen que cumplir sí o sí. Pero eso no rige para los trabajadores, cuyos sueldos se rigen por la discrecionalidad del MEF. Esas son las prioridades, del neoliberalismo: no le interesa una verdadera reforma del servicio civil con homologación de sueldos y meritocracia en los ascensos. Es “muy cara”. Y se zurran en los acuerdos.

Economía y salud no van de la mano, entonces. El semáforo de medidas adoptadas hace poco –un avance– consta de indicadores epidemiológicos (contagios, fallecidos) y económicos (PBI, empleo). ¿Hay una ponderación entre ellos?

Pues no. El ministro de Educación, Ricardo Cuenca, ha dicho que Lima –donde aumentan los contagios y ya casi no hay camas UCI– no está en muy alto sino en alto porque “contribuye con 42% al PBI nacional” (La República, 18/1). Si ese es el criterio, en el absurdo Lima subirá a “muy alto” solo cuando baje su 42% del PBI y no por los indicadores epidemiológicos. La economía se pondera primero, señores.

No somos expertos y no proponemos medidas: mayores tests moleculares, seguimiento, aumento de camas UCI, cuarentenas regionales o por distritos, reducción de aforos y de la movilidad de las personas entre distritos o regiones, horario de toques de queda, etc. Pero si la salud viene primero, esos son los criterios prioritarios. Así es en Colombia y Chile.

En el MEF y la Confiep no se entiende que una segunda ola haría imposible continuar la apertura actual: se ve en todo el mundo y nuestros vecinos. Pero acá erre que erre con el rebote rápido, la recuperación en V.

El ministro Cuenca también dijo que no habrá tercer bono porque no hay plata, lo que indica su alineamiento con el MEF. Muy mal. Ahora que la demanda está en el suelo por el desempleo, la masa monetaria salarial es el 25% de lo que era. El bono compensa a quienes no pueden trabajar y reactiva la economía. Eso lo hacen todos. Pero en el Perú, no, porque “no podemos hipotecar el futuro”. Ah ya, hay que hipotecar el presente, entonces.

La cereza: “no hay dinero en la caja fiscal”. Falso. Hay S/ 71,000 millones de depósitos del gobierno en el sistema bancario. El BCR dice que “existe aún un nivel significativo de recursos públicos, estimados en 12.2% del PBI” (2). Agreguemos que el nivel de deuda pública del Perú, si bien ha aumentado este 2020, está muy por debajo del promedio de la región. La consolidación fiscal viene después.

¿Para qué, entonces, están las espaldas financieras? ¿Para no usarlas con los trabajadores de salud ni con el bono reactivador, entre otras prioridades? ¿Solo para usarlas con quien les conviene? O sea, ¿para salvaguardar “la economía” de algunos?

1) Entrevista con Enrique Castillo, 17/1.

2) BCRP, Reporte de inflación, diciembre 2020, página 101. https://bit.ly/2XSAocM

Ver todos los artículos del autor en www.cristaldemira.com