Columnista invitada

Columnista invitada

La República

Más del columnista

Columnista invitada

La encrucijada de la ciencia23 Feb 2021 | 4:38 h

Columnista invitada

La insultante homogeneidad08 Feb 2021 | 7:02 h

Columnista invitada

Ciencia y tecnología ¿para todos?12 Ene 2021 | 6:06 h

Columnista invitada

Historia política en femenino11 Ene 2021 | 5:31 h

Ciencia y tecnología ¿para todos?

“Y hasta la fecha, de acuerdo con Concytec, existe todavía una carencia de 22 mil investigadores en el país”.

Por Jacqueline Oyarce

El proyecto de Ley 06575/2020-CR que propone la creación del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación está en discusión. El documento, de acceso público en la plataforma digital del Congreso de la República, está abierto a la opinión, pero hasta hoy, de los más de veinte millones de ciudadanos aptos para decidir en el país, solo cuatro (4) personas han manifestado su punto de vista: coinciden en que es favorable, bajo el argumento de que conduce a “una mejor educación” y de que el Sistema es necesario para el “ingreso al siglo XXI”.

El proyecto en mención propone “crear y regular las funciones y la organización y el funcionamiento del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación-SNCTI, con la finalidad de impulsar, promover, fortalecer y consolidar las capacidades de ciencia, tecnología e innovación en todo el territorio nacional y contribuir al desarrollo sustentable y bienestar de la población”.

Tal y como está formulado, el proyectado sistema nos afectará a todos los peruanos, tarde o temprano, y por ello la participación y debate deberían ser impulsados con más entusiasmo. Pero no es así .

Las entidades de la administración pública, las empresas, la sociedad civil y la academia son los sectores a quienes involucraría directamente la propuesta ley y ellos bien podrían ser los agentes que impulsen el debate ciudadano. Pero tampoco está siendo así. Hasta el momento solo la Universidad de San Marcos ha convocado al diálogo entre sus investigadores y Concytec. Lo curioso es que, de aprobarse la ley, los mencionados sectores quedarían articulados bajo la rectoría de la Presidencia del Consejo de Ministros a través de su Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación que se convertiría en la “autoridad técniconormativa de alcance nacional sobre la materia”. Este órgano de línea sustituiría al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, CONCYTEC. Asimismo, se propone crear la figura del asesor presidencial de Ciencia, Tecnología e Innovación que sería designado por el presidente de la República para trazar las líneas de acción del país en es tos importantes campos.

También se espera el debate, obviamente en el sector Educación.

¿Qué dice la academia al respecto? Aparte de San Marcos, ninguna ha hecho escuchar su voz de manera pública todavía.

No podemos olvidar que en el Perú son cinco las universidades que tienen el registro más alto de producción científica generada por sus investigadores calificados en el Registro Nacional de Ciencia y Tecnología, RENACYT: San Marcos (lidera el grupo), Cayetano Heredia, Pontificia Universidad Católica, Agraria La Molina, la UNI. Y hasta la fecha, de acuerdo con Concytec, existe todavía una carencia de 22 mil investigadores en el país.

Para cerrar, queda una última pregunta: ¿cuánto le cuesta al Estado peruano la formación de un investigador(a)?