Editorial Editorial

Editorial

La República

Más del columnista

Editorial Editorial

Respira Perú, una hazaña26 Ene 2021 | 5:23 h

Editorial Editorial

La vocación por los pobres25 Ene 2021 | 5:30 h

Editorial Editorial

Bolsonaro y las vacunas24 Ene 2021 | 2:49 h

Editorial Editorial

Hambre cero23 Ene 2021 | 3:11 h

Llega la vacuna

La mejor noticia para los peruanos la dio el presidente Sagasti en un mensaje a la nación.

Es la noticia que todos queríamos leer y que todos los periodistas queríamos escribir. ¡¡Llega la vacuna!! Un millón en enero, proveniente del laboratorio chino Sinopharm; y el mayor lote de 37 millones, en los meses siguientes. Un segundo contrato con AstraZeneca hará posible un nuevo lote en setiembre.

El presidente Sagasti hizo el anuncio en un mensaje a la nación y la celebración de la noticia estalló en las redes. Haber estado sometidos a tanta tensión producto de una pandemia desbordada, meses de cuarentena, protocolos de seguridad y pocas certezas en relación con la adquisición de vacunas nos colocaba en el peor de los mundos, con rebrote y sin esperanza de inmunizaciones.

La euforia tan justificada da paso a varias preguntas, recomendaciones y prevenciones.

Urge, en primer lugar, una gran campaña comunicacional que establezca claramente las ventajas de recibir la vacuna. Hay mucha desinformación e información directamente falsa que están levantando una ola de temores respecto a las reacciones adversas provocadas por la vacuna.

En segundo lugar, y a pesar de que existe un Plan Nacional de Vacunación, se necesita un anuncio del Ejecutivo, y en especial del sector Salud que lidera la lucha contra la pandemia, que establezca claramente y en mensajes con enfoque educativo cómo será este proceso de vacunación, para el que se necesitará una enorme movilización ciudadana que brinde su apoyo y agilice un proceso que a todas luces será complejo, complejísimo.

Hay un tema que cobra particular relevancia. Cómo evitamos que se creen mercados negros, informalidad y falsificación de la vacuna. Pese a que el mundo está en peligro y tenemos tantas muertes que lamentar y tanta pobreza originada por el coronavirus, hay quienes intentarán lucrar con la expectativa y se tiene que frenar la codicia de los miserables.

Es evidente que la distribución de las vacunas en el mundo ha sacado a flote otra gran injusticia y ha mostrado el rostro egoísta de la modernidad. Los países ricos han obtenido lotes de vacunas que cubren hasta tres veces su población. Los países pobres no han logrado crear un gran frente común para adquirir las vacunas en mejores condiciones.

Urge por ello desarrollar la ciencia y la tecnología peruanas, que nos den independencia y autonomía. La pandemia ha sido una lección que no podemos olvidar.