Editorial Editorial

Editorial

La República

Más del columnista

Editorial Editorial

Respira Perú, una hazaña26 Ene 2021 | 5:23 h

Editorial Editorial

La vocación por los pobres25 Ene 2021 | 5:30 h

Editorial Editorial

Bolsonaro y las vacunas24 Ene 2021 | 2:49 h

Editorial Editorial

Hambre cero23 Ene 2021 | 3:11 h

Mutación peligrosa

Una variante del nuevo coronavirus provoca una alerta que debemos tomar en cuenta.

Como si el 2020 no hubiera sido un año suficientemente terrible, desde Europa se ha reportado la aparición de una mutación del virus SARS-CoV2, que causa la enfermedad que denominamos Covid-19, la cual se propagaría más rápidamente. Tanto que ya ha ocasionado la suspensión masiva de vuelos en varios países de este continente.

Los virus mutan continuamente y el nuevo coronavirus lo ha hecho desde que se desató la pandemia, a inicios de este año tormentoso. Pero esta nueva cepa, o variante, parece tener la facultad de infectar cuerpos de manera muy rauda, al punto que, según el Gobierno británico, tendría un 70% más de capacidad de transmisión.

En Inglaterra, donde se ha hecho fuerte este virus, el primer ministro británico, Boris Johnson, ya ha anunciado la suspensión de las reuniones por Navidad, para pesar de muchos ciudadanos que ya las tenían organizadas. En Gales y Escocia, que también forman parte del Reino Unido, serán sus propias autoridades las que decidan las restricciones.

Tendrá que haberlas, como ya está ocurriendo en Alemania, los Países Bajos, Suecia, Italia, Francia y Austria. En estos dos últimos países, por ejemplo, las tiendas no esenciales permanecerán cerradas por varios días, y se limitará la presencia de personas ajenas al núcleo familiar en las reuniones navideñas o de fin de año.

Este nuevo momento ha hecho que se comience a hablar incluso de una ‘tercera ola’ (Europa ya estaba en la segunda) y causa preocupación porque, si bien esta mutación vírica no provocaría una mayor mortalidad, sí se confirma con su presencia lo impredecible de una pandemia. Y lo limitados que pueden ser los esfuerzos humanos para neutralizarla.

Es posible que las vacunas en curso detengan esta cepa, aunque también podría ocurrir que no. El resto del mundo, incluido nuestro país, tiene que mirar con atención este evento porque la probabilidad que se extienda esta mutación es real, al punto de que ya habrían detectado casos en Australia. Nada está descartado en este terreno pantanoso.

Conviene extremar la prevención cuando, como es nuestro caso, no tenemos para nada un sistema sanitario respetable ni sabemos cuándo llegará la vacuna. El Ministerio de Salud ya ha anunciado que monitorea la situación, pero tal vez sería necesario cancelar cualquier vuelo que venga del Reino Unido, al igual que lo han hecho unos 15 países.