Sonaly Tuesta

Sonaly Tuesta

La costumbre

Más columnas

Sonaly Tuesta

Mi Perú10 Abr 2021 | 5:17 h

Sonaly Tuesta

Nuestra Semana Santa27 Mar 2021 | 5:11 h

Sonaly Tuesta

Estela Casanto Mauricio20 Mar 2021 | 11:58 h

Sonaly Tuesta

Comunidad virtual13 Mar 2021 | 5:48 h

Escritos para Santiago Z

“Escritos para Santiago Z: ‘Mi madre ha enviado dos mandiles. Uno blanco y otro celeste. Le ha dado un toque delicado al bordar una enredadera de jazmines y colocar nuestros nombres en altorrelieve’”.

Dejé mis preocupaciones en una bandeja de colores y decidí contarle a mi hijo Santiago (10 años) algunas historias. Usamos cada rincón de la casa para armar una escenografía y lanzarnos a conversas atípicas, llenas de sueños e imaginación constante.

Preguntamos, nos respondimos. Sentimos el frío bajo esa carpa. Reeditamos una leyenda del lago, jugamos con los globos carnavaleros y nos rendimos ante cada personaje de la sala delineando sus máscaras y trajes típicos.

La sabiduría recogida en cada viaje por el Perú parecía ser una buena manera de aprender a ser lo que somos y queremos ser: diablos, ríos transparentes, cantoras de flores y ruiseñores, caminantes, comensales y cocineros de campo y de amazonía.

Decidí presentarle la vivencia ritual y el compromiso de Henoch, el huatrila; de Hugo, el caporal del hatajo de negritos, y de la señora Calucha, la cuidadora del niño mariscal Chaperito de Canta, arrullador de travesuras que la pone en aprietos cuando se resiste a usar la capota y el kepí.

Entonces reuní la experiencia vivencial con mi hijo y le estoy dedicando un libro: Escritos para Santiago Z: “Mi madre ha enviado dos mandiles. Uno blanco y otro celeste. Le ha dado un toque delicado al bordar una enredadera de jazmines y colocar nuestros nombres en altorrelieve. Ella sabe que el gran Santiago Z tiene aficiones culinarias; ha dado muestras de su talento desde muy pequeño, cuando lavaba las lechugas o intentaba desgranar el maíz. Creció y se dedicó a la pastelería. Mezclar ingredientes, usar la batidora o colocar grageas sobre el baño de chocolate”.

Se lo regalaré en Navidad y la Municipalidad de Lima lo editará en breve para que el auditorio se amplíe y el cariño comunal también.