Sonaly Tuesta

Sonaly Tuesta

La costumbre

Más columnas

Sonaly Tuesta

Mi Perú10 Abr 2021 | 5:17 h

Sonaly Tuesta

Nuestra Semana Santa27 Mar 2021 | 5:11 h

Sonaly Tuesta

Estela Casanto Mauricio20 Mar 2021 | 11:58 h

Sonaly Tuesta

Comunidad virtual13 Mar 2021 | 5:48 h

Sin tardanza y sin descanso

“De hecho, fortalece el conocimiento ancestral, la casa grande y el bienestar de los actores a corto, mediano y largo plazo”.

Aprendo a cada instante de las personas más auténticas. De aquellas que han determinado su camino gracias al saber heredado de sus abuelos, de su maravillosa naturaleza que reverdece cuando la lluvia llega y la acaricia. He conocido en este viaje a Condorcanqui (Amazonas) a Virgilio Nunig que, como el guía de Dante en la Divina Comedia, me ha conducido hacia el bosque hablándome de esa energía poderosa de los dioses Awajún que nos ha crispado la piel.

¿Qué ha pasado luego de surcar el río Domingusa? Hemos palpado la esperanza a través del látex que sale del árbol de la shiringa. Hemos reconocido el emprendimiento de la Asociación de Productores de Shiringa Condorcanqui (APROSHICO), que lidera Virgilio.

El talento natural de los siringueros es acompañado por Salvador, especialista del SERFOR, quien sugiere y afina calidad del producto y por Jéssica, jefa de la Reserva Comunal Tuntanain (RCI) del SERNANP, quien promueve el bosque en pie, pues este genera el desarrollo sostenible.

Considerando que las láminas de shiringa ya tienen un mercado, la propuesta parece auspiciosa. De hecho, fortalece el conocimiento ancestral, la casa grande y el bienestar de los actores a corto, mediano y largo plazo. Pues a la par, Virgilio y su asociación están proyectando, asesorados por sus aliados de SERFOR Y SERNANP, dar el siguiente paso: generar en la propia comunidad un cuero vegetal del que ellos mismos puedan crear productos con mayor valor agregado.

Esta realidad existe dentro de la amazonía y podría seguir siendo replicada en otras zonas del Perú. Podría tener grandes posibilidades y ser ejemplo para empezar a definir logros que apalanquen dignidad, autoestima, alegría, liderazgo, bienestar de los propios sabedores y sabedoras.

¿Es justo entonces que un grupo de angurrientos de poder te metan cabe y secuestren las instancias de gobierno para sus intereses? La respuesta la estamos dando en las calles: No.