Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador

Más columnas

Mirko Lauer

Adiós lamentable Congreso 16 May 2021 | 4:20 h

Mirko Lauer

Fotocheck político de mayo 15 May 2021 | 6:16 h

Mirko Lauer

Carta de José Ignacio López Soria14 May 2021 | 4:54 h

Mirko Lauer

Activos & pasivos13 May 2021 | 6:25 h

Otras epidemias

“La relación con la epidemia ha sido, nos hace ver Velásquez, una historia de prejuicios sociales y raciales, explicaciones desencaminadas por una incomprensión del fenómeno”.

Hijos de la peste (Lima, Taurus, 2020, 250 pp) es un libro indispensable para entender nuestras epidemias de estos tiempos, no solo el Covid-19, bajo un lente histórico y social. Marcel Velásquez Castro narra dramas que se repiten, y al hacerlo nos dice que deberíamos estar más familiarizados con el problema de lo que quisiéramos.

No es un abordaje fácil, pues el tema tiene que ver con, entre otras cosas, medicina, administración pública, intereses políticos, opinión popular, y prejuicios sociales. Velásquez lo organiza y lo descifra todo en un funesto corso que va recorriendo los siglos peruanos, aprendiendo muy lentamente las lecciones de la ciencia.

La esencia de las epidemias ha ido cambiando con el tiempo, pero las comparaciones con este año 2020 son inevitables, y ese es en buena medida el propósito de la obra. Hoy existe más ciencia y tecnología sobre la mesa, pero las limitaciones de la acción estatal tienen inocultables parecidos con las del siglo XIX.

Con buen criterio el autor ha extraído de un asunto sombrío un libro ameno. Usa las anécdotas de las sucesivas tragedias para calar hondo en el significado social de lo que estaba sucediendo. Así, la epidemia y vida cotidiana tejen un tapiz que no necesita explicaciones sesudas, y mantiene a los lectores pegados a la página.

La relación con la epidemia ha sido, nos hace ver Velásquez, una historia de prejuicios sociales y raciales, explicaciones desencaminadas por una incomprensión del fenómeno, y de heroicos esfuerzos de la profesión médica. Es notable la persistencia de una atribución de las culpas a los sectores más pobres de la sociedad.

Forman Hijos de la peste cuatro ensayos (la historia, el miedo, la violencia y el humor) que van definiendo el día a día epidémico en el espacio público. Lo que sale en limpio es que muchas de nuestras reacciones de hoy vienen directamente de una verdadera cultura de la epidemia. Algo que quizás ha ayudado a soportar lo peor del coronavirus.

El libro ha sido escrito con agilísima prosa, llenado de caricaturas que ilustran aspectos y momentos importantes, de las que el autor saca conclusiones pertinentes para el momento actual. Es una obra que merece leerse, y un número sorprendentemente alto de personas ya lo está haciendo.