Humberto Campodónico

Humberto Campodónico

Cristal de mira

Más del columnista

Humberto Campodónico

Emociones mixtas, nuevos desafíosMiercoles 18 Nov 2020 | 15:04 h

Humberto Campodónico

¿Cerca del Estado fallido?Miercoles 11 Nov 2020 | 10:02 h

Humberto Campodónico

El “chip 1993”Miercoles 04 Nov 2020 | 9:11 h

Humberto Campodónico

¿Los infectados se reciclan?Miercoles 28 Oct 2020 | 10:12 h

¿Los infectados se reciclan?

“Todas las opiniones y estimaciones son respetables. Pero lo que necesitamos son certezas. Por eso, la palabra autorizada la tiene el Minsa y su estudio de seroprevalencia...”.

La noticia que ha dado hace dos días el Imperial College de Londres ha prendido las alertas en todo el mundo. Dice que la prevalencia, es decir, la cantidad de personas en Inglaterra a las que les hicieron test de COVID-19 y dieron positivo ha caído de 6% a 4.4%. Dicho de otro modo, el 6% de la población que tuvo el virus –y que se supone había adquirido inmunidad– ha disminuido a 4.4%, un 27%. Por tanto, los infectados se “reciclarían” y podrían contraer el virus nuevamente.

En el Perú, el centro Wiñak dijo hace poco que ya habría contraído el coronavirus el 47% de la población de Lima y Callao. Esta cantidad es casi 6 veces mayor que la de Inglaterra. Por otro lado, el economista Waldo Mendoza estima que el 49% de la población ya habría contraído el virus, motivo por el cual desestima una segunda ola de contagios.

Hace dos días, el premier Martos ha dicho que el Minsa está realizando un estudio de seroprevalencia en todo el Perú. Los resultados preliminares dicen que un 35% de la población ya se ha infectado y, por tanto, que un 65% es aún susceptible a ser afectada por el COVID-19.

Estas cifras nos llevan a una discusión que ya se está dando en el país. ¿Es que estamos llegando a la inmunidad de rebaño? Dicen los expertos que esta se alcanza cuando del 60% a 70% de la población ya ha sido infectada. Entonces, cuando un 70% de la población (rebaño) ya contrajo el virus, la cantidad de contagiados va a ser cada vez menor por una razón bien simple: el virus tiene menos personas que contagiar y, poco a poco, va a desaparecer.

La cuestión es que hay muchas vidas ya perdidas para llegar adonde ahora estamos. Y muchas más vidas por perder si se quiere alcanzar la mencionada inmunidad de rebaño. A menos que se piense que ese es el precio a pagar para derrotar al virus.

Todas las opiniones y estimaciones son respetables. Pero lo que necesitamos son certezas. Por eso, la palabra autorizada la tiene el Minsa y su estudio de seroprevalencia, pues se realiza con pruebas directas a la población. Se prometió que el estudio saldría en octubre, pero ahora se dice que todavía va a demorar, mientras que otros dicen que el estudio apenas ha comenzado, lo que sería preocupante y debe ser aclarado por el premier.

El estudio del Minsa nos permitiría superar los estimados “macro”, que solo dan resultados globales. Se necesita un análisis por distritos, que permita saber el nivel de avance del virus en cada uno de ellos. Y, por tanto, tomar las medidas que sean necesarias. No es lo mismo un distrito con 60% de infectados que otro con 10%.

También nos diría si es posible una “segunda ola”, como la que azota a casi toda Europa. Claro, la seroprevalencia allá apenas sí supera los niveles de 10% a 15%. Aquí estamos más arriba, no cabe duda. Pero podría suceder que algunas regiones y distritos –con bajo nivel de contagio hasta ahora– sean aquellos donde las infecciones aumenten sustantivamente.

La reactivación económica también está ligada al nivel de contagio. Si ya llegamos al 60% se podría decir: “que se abran todos los sectores económicos, pues ya (casi) todos pueden trabajar. La inmunidad de rebaño nos lleva como por un tubo a la reactivación en “V”. La población ya no va a necesitar ningún bono adicional, ya que en el 2021 el crecimiento económico romperá varias veces la barrera del sonido”. ¿Será verdad tanta belleza?

Para tomar decisiones trascendentes –incluida la apertura de colegios y elecciones presidenciales intachables– necesitamos la certeza de saber dónde estamos, a nivel nacional, regional y distrital. Para eso necesitamos el estudio de seroprevalencia del Minsa, ya. Y, ojo, no olvidarse de que los infectados se reciclan, como dice el Imperial College, lo que le pone las barbas en remojo a la inmunidad de rebaño.

Si eso es así, solo saldremos de esta si nos seguimos cuidando, hasta que llegue la vacuna.