Humberto Campodónico

Humberto Campodónico

Cristal de mira

Más del columnista

Humberto Campodónico

Emociones mixtas, nuevos desafíosMiercoles 18 Nov 2020 | 15:04 h

Humberto Campodónico

¿Cerca del Estado fallido?Miercoles 11 Nov 2020 | 10:02 h

Humberto Campodónico

El “chip 1993”Miercoles 04 Nov 2020 | 9:11 h

Humberto Campodónico

¿Los infectados se reciclan?Miercoles 28 Oct 2020 | 10:12 h

El que no estudia, ¿triunfa?

“Hasta la fecha, solo en 4 regiones se han completado las obras: Lambayeque, Apurímac, Huancavelica y Ayacucho (Cusco a fin de año)...”.

A hora que estamos en pandemia, la educación a distancia (ED) por Internet se ha convertido en necesidad, desde las universidades hasta la educación primaria, pasando por la secundaria y los politécnicos. Las herramientas tecnológicas existen y hay varias alternativas de “classroom”, lo que permite “subir” documentos, incluidos los exámenes.

En el Perú esa educación ha tenido –y sigue teniendo– problemas. Uno de los más importantes es no tener una computadora, una laptop o una Tablet. Si no la tienes, no puedes acceder a documentos ni dar exámenes. A lo más puedes acceder a clases vía un celular.

El otro problema es el acceso a Internet. Según la última encuesta residencial de Osiptel, el 58.5% de los hogares rurales no tiene ninguna conexión a Internet. En ese mismo sector, un 33.5% sí tiene acceso a Internet vía los celulares, que sirven para varios tipos de comunicaciones, pero muy poco para educación a distancia (ver cuadro). O sea, casi un 92% no podría estudiar. Los otros sectores están mejor que el rural, pero aún lejos de los países vecinos.

Este problema debió haber sido solucionado por la Red Nacional Dorsal de Fibra Óptica, que se licitó en el 2014 y la ganó la mexicana Azteca. La RDNDO se concluyó en el 2016 con una inversión de US$ 325 millones, tiene 13,000 km de fi bra óptica y llega a 21 capitales de región (1).

Desde el 2016 se hicieron 21 licitaciones para llevar la fibra óptica a los distritos y zonas rurales de las regiones con una inversión de US$ 1,800 millones financiada por el Estado. El objetivo de PRONATEL: que la banda ancha llegue a 1,519 distritos, 7,693 colegios, 3,772 postas de salud, 564 comisarías y 6,620 comunidades.

Para ello se creó la Red Nacional de Comunicaciones del Estado (REDNACE) y se reservó un % de la capacidad de la RNDFO para atender las demandas de conectividad del sector público (Ley 29904). Todo el Perú estaría interconectado en el 2018 y 2019. Y los escolares tendrían educación a distancia.

Pero sucede que, hasta la fecha, solo en 4 regiones se han completado las obras: Lambayeque, Apurímac, Huancavelica y Ayacucho (Cusco a fin de año). En el resto de regiones ha habido sendas demoras. Y en 3 regiones (Cajamarca, Tumbes y Piura) se anularon las licitaciones. Todavía no hay nuevas licitaciones.

Aquí el problema es que se optó por 21 licitaciones, una por región. En Colombia, un solo operador (también fue Azteca) construyó la red nacional así como las redes regionales (1). Aquí, el “chip” de que todo se tiene que hacer vía distintas APP ha demorado y prolongado el proceso (además, cada contrato tiene reglas disímiles).

Otro problema: en mayo se promulgó el DL 1502, que dice que debido al COVID-19 se autoriza a las empresas privadas a usar la capacidad reservada para REDNACE para proveer el acceso a Internet de las entidades del Estado. Se les pagará una tarifa, que será reembolsada por PRONATEL (MTC). Se dice que esta disposición es temporal, pero puede extenderse “por razones justificadas”. ¿Es la sentencia de muerte de REDNACE?

En síntesis, el Estado ha invertido US$ 2,125 millones en la RDNFO y las redes regionales, pero hasta ahora solo hay 4 regiones con Internet. El esquema de las APP funciona mal y debe cambiarse, pero los gobiernos, erre que erre. Hay más de 6,000 colegios y centenas de miles de niños que van a perder el año escolar. Buena parte de las tablets que iban a ser proporcionadas por las APP, han sido ahora compradas por el gobierno. Y el DL 1502 otorga a las operadoras privadas todo el sector público de provincias, sentenciando a REDNACE.

El fondo del asunto: crece la desigualdad en el acceso a Internet (la brecha digital) lo que tiene efecto socioeconómico –sobre todo para los pobres rurales–, de género y étnico-cultural. Y va a tener gran impacto, negativo, en el crecimiento económico en el mediano y largo plazo. Más aún, en tiempos de pandemia.

1. Ver análisis detallado, así como los problemas con azteca en: http://www.otramirada.pe/el-fracaso-de-la-red-dorsal-de-fibra-%C3%B3ptica-y-la-obsesi%C3%B3n-por-las-app

2. Ver https://larepublica.pe/opinion/2020/05/20/internet-universal-oportunidad-perdida-por-humberto-campodonico/