Marisa Glave

Marisa Glave

Desde la raíz

Más columnas

Marisa Glave

Peinadito de Cleopatra15 Oct 2021 | 7:11 h

Marisa Glave

Gol con la zurda08 Oct 2021 | 8:26 h

Marisa Glave

Obsolescencia política programada01 Oct 2021 | 8:50 h

Marisa Glave

Gira del presidente y los tropiezos del premier24 Set 2021 | 5:59 h

Reactivación sin destrucción

“El 2019, SENACE le dijo NO a esta pretensión. Para poco tiempo después dejar sin efecto su decisión”.

Un riesgo grande, en coyunturas como esta, es que caigamos desesperados a atraer capitales a toda costa, sin importar el costo. Al momento de correr, sin protección alguna para abrazar al inversionista, olvidamos de que la prisa puede tener consecuencias. Los costos se pagan hoy, mañana o en unos años. Pero siempre se pagan.

Cuando salimos de la hiperinflación, convertimos en mercancías derechos fundamentales como la salud y la educación. Entonces parecía solo importar mover la economía. Hoy pagamos varias consecuencias. SUNEDU ha tenido que cerrar una de cada tres universidades abiertas en el periodo porque resultaron ser una estafa. Vizcarra tuvo que amenazar a las clínicas con una expropiación para aumentar la cobertura del servicio médico, porque el sistema de salud pública es el peor de la región.

En materia ambiental los costos han sido muy altos. Niños con plomo en la sangre. Ecosistemas destruidos. Una colección inmensa de pasivos ambientales de los que nadie se hace cargo. Además de conflictos sociales que se llevaron la vida de varias decenas de compatriotas. En parte, por esto se decidió crear SENACE, un organismo autónomo que evaluará con rigurosidad si una inversión trae costos superiores a cualquier ganancia esperada.

La concesionaria del puerto General San Martín en Ica logró en el 2016 la aprobación de un EIA que permitía modernizar el puerto para transportar productos de agroexportación. En el 2018, la concesionaria pretendió ampliar el giro del puerto al almacenamiento y exportación de concentrado de minerales: ¡400 mil toneladas al año! El 2019, SENACE le dijo NO a esta pretensión. Para, sorpresa de muchos, poco tiempo después dejar sin efecto su decisión. El gobierno terminó incluyendo al puerto General San Martín en la lista de proyectos del Plan Nacional de Inversiones.

Parece broma de mal gusto, pero es real.

SENACE no aceptó originalmente la modificación del EIA por el evidente impacto que el cambio tendría sobre la Reserva Nacional de Paracas, un paraíso natural invaluable bajo protección desde 1975.

La próxima semana debe salir la nueva resolución de SENACE, otra vez sobre la pretensión de modificar el proyecto original. Su informe preliminar muestra que aún no se resuelven los cuestionamientos básicos hechos el 2019.

Ojalá la presión por reactivar la economía a como dé lugar no gane esta vez.