Mirko Lauer

Mirko Lauer

Observador

Más columnas

Mirko Lauer

Adiós lamentable Congreso 16 May 2021 | 4:20 h

Mirko Lauer

Fotocheck político de mayo 15 May 2021 | 6:16 h

Mirko Lauer

Carta de José Ignacio López Soria14 May 2021 | 4:54 h

Mirko Lauer

Activos & pasivos13 May 2021 | 6:25 h

Dos canales de lectura

El material ensayístico disponible en redes sobre la pandemia es un competidor serio de las librerías.

Las librerías se han sumado a las entregas a domicilio, ¿pero qué encargar? Las imprentas locales y la actividad importadora de libros están detenidas. Hay obras nuevas, pero están todas en la red, muchas incluso gratis. Aunque ya se puede estar dando un empacho de ensayos sobre la pandemia. ¿De dónde van a salir las obras literarias frescas? En cierto modo todo aquello que todavía no hemos leído es fresco.

Desde hace un par de meses estos son los momentos de empezar a releer. Una biblioteca familiar estándar tiene algunos tomos abandonados que pueden servir para eso, pero en muchos casos se descubre rápido por qué no habían sido leídos. En cambio las librerías están llenas de los libros que se nos pasaron, de recomendaciones que no escuchamos en su oportunidad.

El material ensayístico disponible en redes sobre la pandemia es un competidor serio de las librerías. Desde Sopa de Wuhan, de inicios de las cuarentenas, hasta 25 ensayos desde la pandemia para imaginar el Perú bicentenario, aparecido hace unos días, las reflexiones sobre el tema son un verdadero curso cargado a la filosofía multidisciplinaria.

Claro que por un tiempo será filosofía al paso pues el virus, la noticia más importante del mundo, todavía está lejos de haber revelado todo su alcance y su profundidad. Aunque hay abundancia de hipótesis interesantes, sugerentes, tranquilizadoras, consoladoras, o aterradoras. Uno se pregunta cuánto nos va a rendir el esfuerzo intelectual de comprenderlas en un escenario tan cambiante.

Entonces, como dijimos, hay un límite. En cierto modo leer en exceso sobre el virus puede prolongar psicológicamente la pandemia, o volver a la cuarentena más agobiante. Ya la información que traen los medios es de por sí abrumadora para el que quiere volverse especialista. Mientras que en las librerías nos esperan las cumbres del escapismo.

Pero incluso en la fuga literaria hay que cuidarse de la sobredosis de seriedad, sobre todo para quienes no son lectores dedicados, o al menos habituales. Quizás las novelas policiales son las que mejor nos trasladan a otros mundos, y no necesitan ser 100% obras maestras. Eso sí, suelen ser difíciles, y hasta imposibles, de releer. Lo puede resolver un pedido a la librería.