Marisa Glave

Marisa Glave

Desde la raíz

Más columnas

Marisa Glave

Peinadito de Cleopatra15 Oct 2021 | 7:11 h

Marisa Glave

Gol con la zurda08 Oct 2021 | 8:26 h

Marisa Glave

Obsolescencia política programada01 Oct 2021 | 8:50 h

Marisa Glave

Gira del presidente y los tropiezos del premier24 Set 2021 | 5:59 h

¡Rompan filas!

“El hambre puede más y la sensación de abandono hace que cada uno baile como pueda. No hay un huayno; hay un ‘sálvese quien pueda’”.

La presión de CONFIEP y otros gremios económicos ha tenido efectos. No todos los que querían, porque para la clase empresarial peruana cualquier regulación parece hecha para un país europeo. Pero el domingo 3 de mayo se publicó el DS que autoriza la reanudación de actividades económicas de manera progresiva. La primera fase da luz verde a 27 actividades desde mayo. No queda claro exactamente qué día. Y sigue siendo un misterio cómo se fiscalizará la reanudación.

El Presidente parece haber olvidado que SUNAFIL no podía ni con la fiscalización laboral en tiempos “normales”. Los equipos municipales tendrán que revisar normas de al menos 5 ministerios distintos. Cualquiera que conozca cómo funcionan las gerencias municipales de fiscalización y control sabe que sin procesos de capacitación no hay manera de supervisar el cumplimiento de protocolos diferenciados. Pero el anuncio de la reactivación ya se ha hecho; sin protocolos aprobados y sin capacitación alguna.

El mensaje ha llegado más allá de lo que dice expresamente la norma. La gran mayoría de peruanos (59%) han dejado de percibir ingresos y asumen un levantamiento fáctico de la cuarentena. Con una economía informal como la nuestra, sin la entrega del bono universal que se prometió, cientos de trabajadores ambulantes salen a la calle. Basta con mirar la entrada al mercado central para tener una idea.

La presión viene de arriba, pero también de abajo. Como ha quedado claro, el hambre puede más y la sensación de abandono hace que los pañuelos salgan y cada uno baile como pueda. No hay un huayno; hay un “sálvese quien pueda” caótico. Decenas de miles de compatriotas se movilizan, miles caminando, para volver a su tierra o a la de sus padres. El Estado permitió que trabajaran de manera precaria por años y ahora no les ofrece mayor ayuda. Quienes no tienen ahorros o a dónde ir simplemente salen a la calle, se buscan la vida.

El Bono Universal no llegó. Se prometió hace más de 10 días para poder aguantar la cuarentena y recién este martes se publicó un DU que confirma que aún no hay un padrón para iniciar la entrega. Al parecer lo publicarán recién el próximo martes. Las políticas sociales son fundamentales en este momento, son prioritarias si es que queremos mínimos de orden en la salida de la cuarentena. No implementarlas equivale a un grito, ¡rompan filas!