Sonaly Tuesta

Sonaly Tuesta

La costumbre

Más del columnista

Sonaly Tuesta

¿Es tan difícil reconocernos?Sabado 08 Ago 2020 | 11:10 h

Sonaly Tuesta

Veinte añosSabado 25 Jul 2020 | 11:21 h

Sonaly Tuesta

Estamos en emergencia sanitariaSabado 18 Jul 2020 | 12:35 h

“Es difícil, pero no imposible”

“Los padres tienen que caminar a zonas estratégicas del caserío donde haya internet...”.

"Había una vez un virus muy malvado que vivía escondido muchos años alejado de la gente. Un día decidió salir de su escondite para convertirse en rey y gobernar el mundo. Tomó su corona y comenzó a viajar por todos los países” (Un virus que quería ser rey, Jeferson, 10 años).

A través de la práctica educativa “producciones en red”, Janeth Pizarro Huamán, directora y profesora de la escuela unitaria 20028 del Centro Poblado Faical, distrito de Yamango (Morropón, Piura), asume con creatividad y compromiso la propuesta Aprendo en casa que impulsa el Ministerio de Educación en medio de la pandemia.

“La educación en zona rural y en escuela unidocente, ya de por sí, es un reto. Ahora hacerla a distancia es mucho más, pero no imposible de ponerla en práctica”, explica Janeth. Para avanzar con el aprendizaje de sus alumnas y alumnos de 1° a 6° grado en un solo salón, ha tenido que crear estrategias propias para continuar enseñando.

“Vengo trabajando 5 años en escuela unidocente y he tenido que comprometer a los padres de familia en este trabajo. Los cuentos sobre el coronavirus son un recurso que me ha permitido 10 días de trabajo con los chicos. Los padres tienen que caminar a zonas estratégicas del caserío donde haya internet, se conectan al WhatsApp, descargan la información que yo les envío. Hago llamadas a mis estudiantes para retroalimentar un poco las sesiones y avanzamos”.

“El apestoso era un virus redondo con varios bracitos y una gran corona. Algunos lo conocían como coronavirus o COVID-19” (El inteligente apestoso, Kiara, 10 años)