- Renuncian representantes del Perú ante la OEA y las Naciones Unidas
- Yenifer Paredes se entregó a la Fiscalía

Tecnología en la nueva gestión de la RSE

Según Sifuentes, vivir una crisis sanitaria mundial nos lleva a reconocer nuevos y urgentes problemas en nuestra agenda de responsabilidad social.

La tecnología se ha convertido en un aliado estratégico. Foto: difusión
La tecnología se ha convertido en un aliado estratégico. Foto: difusión
La República

Por: Walter Sifuentes, CEO de Medical Innovation & Technology (MI&T)

En los últimos años, las empresas han tenido un creciente interés y compromiso por promover mejoras en sus zonas de influencia y en la sociedad, bajo una mejor comprensión de la sostenibilidad de sus negocios.

Vivir una crisis sanitaria mundial sin precedentes nos lleva a reconocer nuevos y urgentes problemas en nuestra agenda de responsabilidad social: vulnerabilidad de la salud, desnutrición y hambre, desempleo y otros que vienen agudizándose. La tecnología se ha convertido en un aliado estratégico en la búsqueda de soluciones.

Antes de la pandemia, un país de OCDE tenía una tasa de 33 médicos por cada 10 mil habitantes. En Perú, contábamos con 12,8 médicos; y el 11% de ellos atendían a poblaciones de extrema pobreza.

¿Qué podría significar tener solo con 1200 médicos radiólogos, en un país donde anualmente mueren 300 mujeres gestantes? Estamos frente a una necesidad y la oportunidad de emplear tecnología para cubrir brechas prioritarias.

Ese camino ya empezó. El Ministerio de Salud reportó en junio que acumuló más de 20 millones 178 mil atenciones por teleconsulta, telemonitoreo y teleorientación; beneficiando a 2 millones de personas, que solo representan casi el 8% de toda la población nacional.

En Perú, existen proyectos de telecografía asícrona desarrollados por mineras y empresas extractivas que, de la mano de direcciones regionales de salud y telesalud, permiten en centros de atención de Pasco y Ancash que los pobladores puedan tener un diagnóstico oportuno dado por un profesional.

Esto es posible, articulando esfuerzos en un triángulo de la salud conformado por pacientes y comunidades; sistemas de salud; compañías y proveedores. En el corazón de esa sinergia vive la tecnología. Garantizar una vida sana y promover el bienestar en todas las edades no solo es un ODS, sino una responsabilidad compartida y urgente.

Lo más visto de Notas de Prensa

USMP: ¿qué habilidades debe cumplir un ingeniero de computación y sistemas?