CTS - Promulgan ley que autoriza a disponer libremente del 100% de los fondos

Manejo defensivo: ¿qué es y cómo previene accidentes?

Este método puede evitar entre el 85 % y el 90 % de causas de accidentes de tránsito.

Área Comercial

Tres de diciembre del 2019, en el kilómetro 450 de la Panamericana Norte, en la conocida “Curva del diablo”, se produce un choque de dos buses interprovinciales por exceso de velocidad que trae como resultado cuatro muertos y 41 heridos. La causa fue un error humano: el exceso de velocidad.

El manejo defensivo ataca a esta causa de accidentes de tránsito, pudiendo evitar entre un 85 % y 90 % de ellos, así lo prueba un estudio realizado por el Colegio de Lake County de EE.UU. La velocidad es un factor importante. Si manejamos adecuadamente, tendremos mejor percepción de nuestro entorno, mayor posibilidad de reacción y mayor distancia de frenado, lo que reduce significativamente la posibilidad de accidentes y daños.

Recordemos que a una velocidad de 30 km/h estamos avanzando 8 metros por segundo, a 60 km/h estamos avanzando cerca de 16 metros por segundo y a 90 km/h estamos avanzando alrededor de 25 metros por segundo”, señala Víctor Añazco, jefe de movilidad seguridad segura y sostenible del Touring, institución que capacita a conductores en esta técnica de manejo.

- La velocidad correcta:

Se debe manejar a una velocidad adecuada al entorno y circunstancias, procurando en todo momento no exceder los límites señalados en el Reglamento Nacional de Tránsito. Por ejemplo, en una zona escolar o cerca de hospitales no deberá exceder los 30 km/h, en caso de circular por calles y jirones, no deberá exceder de los 40 km/h, mientras que en las avenidas principales, no deberá exceder los 60 km/h.

- Elementos de seguridad básicos:

Cinturones de seguridad para todos los ocupantes del vehículo, sistema de estabilización electrónico, freno ABS (sistema antibloqueo de ruedas) y airbags para conductor y tripulantes.

- El perfil del conductor defensivo:

La agudeza mental, el estado en alerta ante diversas situaciones, la anticipación a los peligros, la habilidad para manejar con seguridad y el control de sus emociones son características clave. Todo ello sin dejar de lado el conocimiento pleno del reglamento de tránsito.

- Actitudes al conducir:

Tener una buena comunicación con los demás conductores a través del contacto visual, señas o las luces direccionales, hacer un “paneo” de los espejos cada 10 segundos para tener una visión 360° y siempre guardar una adecuada distancia de seguridad del vehículo al que seguimos, son algunas de las más importantes.

- Diferencias entre el sistema mecánico y el automático:

Las técnicas de manejo defensivo pueden aplicarse para ambos sistemas de manera indistinta, lo vital es que el conductor esté familiarizado con su vehículo y aplique los principios del manejo defensivo en la conducción.