Mundo

En Cuba racionan el gas ante la reducción de subsidios de Maduro

La venta del gas licuado en la isla antillana estuvo liberada desde el año 2013 gracias a los aportes que otorgó el gobierno de Venezuela en determinado momento.

Una familia en Cuba podrá comprar un balón de gas cada dos meses. Foto El Nuevo Herald.
Una familia en Cuba podrá comprar un balón de gas cada dos meses. Foto El Nuevo Herald.

Cuba se someterá a un paquete de medidas por parte de la Empresa Estatal de Gas Licuado publicado durante el mes de agosto.

La medida para la venta de balones de gas es aplicada tanto para clientes del mercado racionado como para aquellos que adquieren el producto de forma “liberada”, de acuerdo a la Unión Cuba-Petróleo (CUPET).

Las regulaciones comenzaron a regir desde el 19 de agosto de este año y afecta a todas las provincias del país. Dichas indicaciones se leen en un documento firmado por Yoan Osorio Olazabal, quien se desempeña como Jefe del Grupo de Mercado de la Empresa de Gas Licuado.

Desde que las medidas están vigentes, una familia integrada por cuatro personas tendrá que esperar 32 días para poder comprar un cilindro de gas de 10 kilogramos

Mientras que los hogares con ocho habitantes podrán hacerlo cada 18 días. El documento advirtió que clientes normados no podrán comprar gas licuado.

Años atrás, el gas fue comercializado con restricciones en Cuba, pero desde 2013 la venta liberada por toda la isla se expandió. En este caso, los clientes solo tenían que hacer un contrato y podían adquirir el producto que ello quisieran.

Ahora desde que inició el mes de agosto, los clientes de servicio liberado pueden comprar únicamente una bombona cada dos meses y no se están haciendo nuevos contratos de ese tipo

De acuerdo a información difundida por el portal de El Nuevo Herald, el racionamiento de gas licuado se ha visto afectado al igual que toda la economía en Cuba, luego que el régimen de Nicolás Maduro se haya visto obligado a reducir considerablemente la entrega de subsidios a la isla caribeña para afrontar su propia crisis.